Catástrofe cultural en Reino Unido: un millardo y medio de libras en pérdidas semanales