El Teatro Massimo de Palermo reabre sus puertas con una obra de la compositora israelí Ella Milch-Sheriff