La Filarmónica Checa celebra la apertura de fronteras con un concierto para 500 personas