Maria Joao Pires ofrece en Granada un recital centrado en Beethoven

Maria Joao Pires ofrece en Granada un recital centrado en Beethoven

Es bien sabido que Maria Joao Pires lleva varios años despidiéndose de su público. La veterana y legendaria pianista lisboeta, de setenta y cuatro años de edad, ha anunciado en diversas ocasiones su intención de retirarse definitivamente de unos escenarios a los que subió por vez primera a la tierna edad de cinco años, allá por el año 1950. Por el momento, y para felicidad de su legión de admiradores, tal deseo no ha acabado de materializarse, aunque todo el mundo sabe que cualquier recital de Pires podría ser el último, lo que convierte cada una de estas citas musicales en un verdadero acontecimiento. Uno de ellos tendrá lugar esta misma noche, a partir de las 22.30,  en el Palacio de Carlos V, en la tercera jornada del Festival de Granada 2019.

Con la vista puesta en el gran aniversario que el mundo de la música se prepara para celebrar a partir del próximo 1 de enero, el protagonista del recital de Pires será Ludwig van Beethoven, de cuya colección de sonatas la pianista portuguesa ha seleccionado dos de las más emblemáticas: la nº 8 op. 13, universalmente conocida como Patética (quizá la primera cima absoluta del catálogo pianístico de Beethoven) y la sobrecogedora nº 32 op. 111, la pieza que cierra el ciclo de sonatas más importante de la historia. Ambas están escritas en Do menor, quizá la tonalidad más intrínsecamente beethoveniana.

Entre Beethoven y Beethoven, Pires ofrecerá dos obras fundamentales de la producción pianística de Robert Schumann, la Arabeske op. 16 y las célebres Kinderszenen (Escenas de niños) op. 15, un monumento del arte de la miniatura musical que la diminuta pero enorme Pires domina como nadie.