Los Afectos Diversos clausuran el FIAS de otoño

Los Afectos Diversos clausuran el FIAS de otoño

La edición de otoño del Festival Internacional de Arte Sacro de la Comunidad de Madrid (FIAS), que en realidad ha sido casi una reprogramación de los conciertos que no pudieron celebrarse en las fechas habituales de primavera debido al confinamiento anti-Covid, tiene mañana lunes, 30 de noviembre (19:00), en la Basílica Pontificia de San Miguel, su última cita, con la actuación de Los Afectos Diversos, formación que dirige Nacho Rodríguez, la cual ofrecerán un programa titulado La pastorella mia: Rimonte, Pontac y las grandes capillas. En el se incluyen obras sacras de estos dos compositores (el primero, nacido en Zaragoza en 1565 y fallecido en la misma ciudad en 1627; el segundo, nacido en Loarre en 1603 y fallecido en Madrid en 1654), con la Misa La pastorella mia a 8 voces, de Rimonte, como piedra angular.

El siglo XVII español sigue siendo un gran desconocido, en especial la música sacra que alimentaba las grandes capillas. El gusto por los coros dobles, triples, y la participación omnipresente de los ministriles llegan al concierto hoyo día menos de lo que merecerían, siendo como eran elemento distintivo. Muchos son también los compositores apenas interpretados. Probablemente no desconozcan el nombre de Rimonte. Y sin embargo, pocas cosas más que su célebre Parnaso Español han merecido atención.

La misa La pastorella mia, parodia sobre un madrigal homónimo a 5 de Hippolito Sabino (que también sonará en el concierto), está escrita para para doble coro Los Afectos Diversos han optado por contar con grupo de cantores e instrumentos al estilo de lo que podría haber sido usual en muchas grandes capillas de inicios del XVII. Para crear un poco de contexto, Rodríguez ha decidido intercalar los números de esta misa entre otras piezas, tal y como sería la situación de su uso litúrgico habitual.

De Pontac se interpretarán motetes y salmos conservados en el Monasterio de San Lorenzo del Escorial, transcritos para esta ocasión por el musicológo Raúl Angulo. Pontac fue alumno (y paisano) de Rimonte, además de continuador de su estilo y conservador de muchas de sus obras tras su muerte.

 

.