La ópera vuelve al Liceu con ‘La traviata’

La ópera vuelve al Liceu con ‘La traviata’

El Gran Teatro del Liceu reabre sus puertas a la escena este viernes, 4 de diciembre, con un título tan clásico como es La traviata de Giuseppe Verdi, y no sin polémica, ya que la Consejería de Sanidad de la Generalitat de Cataluña solo permite por ahora un aforo máximo de 500 espectadores por función, cuando el Liceu reclama que sea de 1.144 localidades.

En un principio, esta Traviata debería haberse estrenado  el día 5, pero, debido a las mencionadas restricciones sanitarias, el Liceu ha decidido dividir a los espectadores de esta representación en dos funciones, los días 4 y 5. Mientras tanto, sigue intentando reubicar a todo el público afectado por el confinamiento perimetral de fin de semana, para lo cual se han programado dos nuevas funciones, a las 18:00 horas, los días 8 y 16, para facilitar así el desplazamiento del quienes residan fuera de la ciudad condal.

La producción de esta Traviata es la ya conocida de David McVicar, mientras que la musical corresponde a la italiana Speranza Scappucci, ya estuvo con éxito en el coliseo de la Rambla en la temporada 2017-18, al frente de Attila.

Lo que más llama la atención es que para el papel protagonista de Violetta se cuenta con cuatro grandes sopranos: Pretty Yende (5, 7, 13, 16, 21 y 28), Lisette Oropesa (8, 19, 15, 19 y 27), Kristina Mkhitaryan (4, 9, 12, 14, 17, 20 y 29) y, a última hora, Ermonela Jaho, que participará en la última función, la del 30 de diciembre. El elenco vocal se completa con los tenores Pavol Breslik y Dimitry Korchak como Alfredo Germont, y los barítonos Giovani Meoni, Ángel Òdena y George Gagnidze como Giorgio Germont.