La OCNE rescata la figura de Walter Braunfels

La OCNE rescata la figura de Walter Braunfels

Walter Braunfels (1882-1954) [en la foto] fue uno de los tantos compositores con los que se ensañó el nazismo, borrando su obra y su nombre de los escenarios musicales. A diferencia de otros compositores “degenerados”, la culpa de Braunfels no fue la de acogerse a la estética modernista, sino simplemente la de ser judío. Una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial, su lenguaje postbrahmsiano apenas tenía cabida en el nuevo panorama musical y el compositor cayó en el olvido. La figura de Braunfels empezó a resurgir en la década de los noventa del siglo pasado gracias a la reposición de su obra maestra, la ópera Los pájaros, basada en la homónima comedia de Aristófanes.  A partir de ahí, el legado del músico ha experimentado una paulatina recuperación, y prueba de ello es el estreno español de una de sus páginas más grandiosas, el Te Deum op. 32, compuesto en los años 1920-21 y reflejo de su conversión al catolicismo.

La OCNE ofrece el Te Deum en el Auditorio Nacional de Madrid los días 21, 22 y 23 de febrero bajo la batuta de Pedro Halffter Caro. Participan también el Coro de la Comunidad de Madrid, junto con la soprano Manuela Uhl y el tenor David Pomeroy como solistas vocales. El programa se completa con el Capriccio para piano y orquesta de Igor Stravinsky, obra escrita en 1929 y representativa de su fase neoclásica. La parte solista correrá a cargo de la pianista Rosa Torres-Pardo