Javier Perianes vuelve al Ciclo de Grandes Intérpretes con ‘El Amor y la Muerte’

Javier Perianes vuelve al Ciclo de Grandes Intérpretes con ‘El Amor y la Muerte’

El pianista Javier Perianes vuelve el próximo 13 de abril a una cita más del Ciclo de Grandes Intérpretes de la Fundación Scherzo para presentar ‘El Amor y la Muerte’, un programa con música de Beethoven, Chopin, Liszt y Granados que explora la fuerza y el poder que el amor y la muerte, como motores del arte, han desarrollado en más más de cien años de historia de la música.

El artista nervense llega al que será su sexto recital dentro de Grandes Intérpretes, cuya senda comenzó allá por el año 2003 cuando hizo su primera aparición en el Ciclo de Jóvenes Intérpretes, y ya en 2010 debutó en Grandes intérpretes junto al Cuarteto Quiroga, en un recital que festejaba los 25 años de nuestra revista y los 15 años del CGI.

El recital dará su pistoletazo de salida con Beethoven, un artista que, como la Alicia de Carrol, atraviesa el espejo del siglo dieciocho adentrándose en un periodo del que es considerado padre irrefutable: el Romanticismo. En la Sonata nº 12 en La bemol mayor op. 26, Beethoven inicia la separación del estilo clásico, de su sonata y sus estructuras arquetípicas, de los paradigmas de Mozart y Haydn. Considerada por muchos como una de las primeras sonatas románticas, parece lógico y evidente que la siguiente atmósfera que Perianes explore sea la del pianismo belcantista de Chopin. Con la Sonata nº2 en Si bemol menor, op. 35 hallamos al Chopin más trágico y lúgubre, con esa celebérrima marcha fúnebre que parece evocar la magia de Norma, los bosques sombríos de los Hermanos Grimm, y el olor a la Varsovia perdida y añorada cuyo retorno utópico le será arrebatado de forma prematura por la muerte.

Del canto del piano de Chopin, Perianes nos transporta al universo español con Granados. Los Requiebros y El Amor y la Muerte de Goyescas son cuadros musicales que, pincel en mano, representan lo castizo y popular desde un sentir en ocasiones solemne, en ocasiones folclórico. Con una mirada puesta en Goya, Granados pinta con sonidos aquello que sus ojos ya no contemplan: las jotas populares, los personajes goyescos que bailan entra la parodia y la cruenta realidad…

Por último, Funerailles de las Harmonies poétiques et religieuses de Liszt cerrará este oráculo musical a modo de obituario. Una pieza que suena a marcha fúnebre, con tintes heroicos y en la que Liszt parece recordar al recién fallecido Chopin.

Pueden encontrar más información referente al concierto aquí.

Como ya es habitual, los menores de 26 tienen entrada reducida a 6 euros desde una hora antes del evento en las taquillas del Auditorio.