Ives y Beethoven, duelo de titanes en la Fundación Juan March

Ives y Beethoven, duelo de titanes en la Fundación Juan March

Como colofón a su ciclo “Beethoven: el cambio permanente”, la Fundación Juan March ofrece este miércoles 19 de febrero un programa insólito por ambición y envergadura. El pianista Alexander Lonquich [en la foto] interpreta en una misma sesión la Sonata para piano nº 2 “Concord” de Charles Ives y las Variaciones Diabelli op. 120 de Beethoven. Se trata de obras monumentales en primer lugar por sus proporciones, pero también por su envergadura conceptual (amén de sus dificultades técnicas).

Las Variaciones op. 120 de Beethoven toman como punto de partida un inocente vals del editor y compositor Anton Diabelli y lo someten a un impresionante tour de force de treinta y tres variaciones que alteran por completo el perfil y la sustancia del original, llevándolo a dimensiones desconocidas. Algo similar hace Ives en su Sonata nº 2, utilizando la herramienta de la cita y su transformación. En manos del compositor norteamericano, el modelo de la sonata para piano se erige en metáfora del universo, abarcadora de diversidades. La materia desplegada por Ives es tan densa que en determinados momentos precisa de la intervención de una flauta y una viola, a cargo en esta ocasión de Vinicius Lira y Lara Albesano.

Un programa de la máxima exigencia tanto para el intérprete (cada una de estas obras bien podría protagonizar en solitario un concierto) como para el público.