El Liceu de Barcelona acoge al Mozart ‘serio’

El Liceu de Barcelona acoge al Mozart ‘serio’

De entre las óperas de la madurez de Mozart, La clemencia de Tito ha sido la más maltratada, al menos hasta mediados del siglo XX. Cotizaba a la baja, sin duda, la adhesión de Mozart a la estética obsoleta de la “ópera seria” (el libreto de Mazzolà es revisión de un original de Metastasio), pero incluso en este ámbito el genio mozartiano deja sobradas muestras de su grandeza. En las últimas décadas, la Clemencia de Tito se ha tomado la revancha. Admitida por fin en el canon de los grandes melodramas de Mozart, su prestigio y su consecuente presencia en las programaciones ha cotizado claramente al alza, España incluida.

El próximo 19 de febrero, el Liceu de Barcelona recupera este penúltimo título operístico mozartiano, ausente de su escenario desde el año 2006. El coliseo barcelonés lo propone en un montaje de David McVicar estrenado en Aix-en-Provence en el año 2011, con Philippe Auguin como responsable de la dirección musical. Las funciones liceístas, que se prolongarán hasta el 29 de abril, contarán con un doble y en algunos casos incluso triple reparto vocal, con nombres de gran solvencia en el repertorio mozartiano: Paolo Fanale y Dovlet Nurgeldiyev se alternarán en el rol de Tito; Myrtò Papatanasiu, Vanessa Giokoetxea y Carmela Remigio harán lo propio en el papel de Vitellia; Anne Catherine Gillet y Sara Blanch encarnarán a Servilia, mientras que Stéphanie D’Oustrac y Maite Beaumont serán Sesto.

(foto: A. Bofill)