Comienza el FIAS con un programa que recupera obras de Carlos Patiño

Comienza el FIAS con un programa que recupera obras de Carlos Patiño

La XXXI edición del Festival Internacional de Arte Sacro (FIAS) de la Comunidad de Madrid comienza mañana, jueves 18 de febrero, con un concierto en la Basílica Pontificia de San Miguel de La Grande Chapelle, que, bajo la dirección de Albert Recasens, interpretará por primera vez en tiempos modernos diversas obras sacras del compositor barroco español Carlos Patiño (1600-1675), todas ellas escritas para la Corte de Madrid.

Patiño, nacido en Santa María del Campo Rus (Cuenca), se formó a principios del siglo XVII con los maestros Francisco Company, Juan de Vaca y Alonso Lobo en la catedral de Sevilla. Tras la muerte de este último, en 1617, continuó su etapa educativa con Francisco de Santiago, fraile carmelita, que lo puso en contacto con el duque de Braganza y futuro rey João IV de Portugal. En 1623 ganó su primera plaza como maestro de capilla en la Iglesia del Sagrario de la Catedral de Sevilla. En marzo de 1628, fue nombrado maestro de capilla del Real Monasterio de la Encarnación de Madrid, donde sucedió a Gabriel Díaz Besón. En 1634, finalmente, ascendió a maestro de la Real Capilla, tras la jubilación de Mateo Romero. Fue, asimismo, vicemaestro y rector del Colegio de Cantorcicos hasta febrero de 1657. En 1660, pidió ser jubilado por motivos de salud, solicitud que le fue denegada por el rey Felipe IV, al que le producía “mucha satisfacción y agrado su ciencia de la música”. A partir de 1668 dejó de componer para la corte.

Patiño posee una ingente obra vocal, tanto sacra latina (misas, motetes, letanías, cánticos o salmos) o en lengua romance (villancicos, principalmente eucarísticos o navideños) como profana (tonos humanos, cuatros de empezar). Sus composiciones se copiaron en decenas de catedrales de la geografía española, ya que se consideraron canon a imitar. Tuvo también una considerable difusión fuera de la península ibérica: son numerosas las copias conservadas en las catedrales del Nuevo Mundo (Puebla y Guatemala, principalmente.). Además, fue un autor muy apreciado en Portugal: tras la Real Capilla, el mayor volumen de su producción se conservaba en Lisboa. El rey João IV mantuvo correspondencia con el compositor y mandó reunir su obra para la Biblioteca Real portuguesa. Lamentablemente, tanto el archivo del Alcázar de Madrid como el de Lisboa se perdieron de manera irreparable en 1734 (en el incendio de Nochebuena que asoló la residencia de los Austrias) y 1755 (en el terremoto y posterior tsunami, los más gigantescos de la historia).

En esta primera semana del FIAS 2021, la música antigua tendrá una notable presencia, pues las formaciones Capilla Santa María (con el contratenor Carlos Mena al frente, en un recital de música sacra germana del siglo XVII), Gl’Infermi d’Amore y L’Estro d’Orfeo tienen anunciada su participación, respectivamente, el viernes, el sábado y el domingo, siempre en el mismo lugar, la Basílica Pontificia de San Miguel, y siempre a la misma hora, las 19:00.