Cañizares debuta con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria

Cañizares debuta con la Orquesta Filarmónica de Gran Canaria

La Orquesta Filarmónica de Gran Canaria prosigue con su temporada de abono bajo la batuta de Karel Mark Chichon, su director artístico y titular, en un concierto que contará con la actuación del guitarrista Cañizares, el viernes 22 de marzo en el Auditorio Alfredo Kraus, a las 20:00 h.

Chichon abordará en este programa una de las grandes obras del posromanticismo alemán, Así habló Zaratustra op. 30 (1896), el espectacular poema sinfónico de Richard Strauss (1864-1949) que vuelve a los atriles de la OFGC tras quince años de ausencia, como homenaje al genial compositor bávaro en el 70º aniversario de su muerte.

El director gibraltareño mantiene su firme apuesta por la difusión de la música española del pasado y del presente. Ambos mundos se dan la mano en este programa que cuenta con la presencia de uno de los grandes nombres de la guitarra española, Cañizares, quien en su debut con la OFGC será solista de la clásica Fantasía para un gentilhombre que Joaquín Rodrigo compuso en 1954 a petición de Andrés Segovia.

Además de las obras anteriormente citadas y que ya forman parte del repertorio consagrado de las orquestas más prestigiosas a nivel internacional se completará el programa con dos obras del propio guitarrista catalán (Añorando el presente y Abismo) así como con un guiño a la literature del compositor Vicente Martín y Soler.

Añorando el presente es una fantasía de guitarra. Aunque estrictamente esta obra no pertenece a ningún palo flamenco, en ella se puede saborear un aire flamenco en sus melodías. El Abismo es una obra con el ritmo de bulerías, uno de los palos más importantes de flamenco. En estas bulerías, Cañizares utiliza algunos acordes y armonías que no suelen sonar en el flamenco tradicional, pero reflejan su manera de sentir el flamenco.

Como decíamos el programa se complete con el Divertimento nº 4 en Si bemol mayor, una deliciosa composición del valenciano Vicente Martín y Soler  (1754-1806) que emplea temas de su célebre ópera Una cosa rara, obra que Mozart citó en su Don Giovanni.