Un nuevo SCHERZO en las redes sociales

Hace un año y un mes, en marzo de 2018, aparecía el nuevo diseño de Scherzo, una apuesta de todos los que hacemos la revista por mantener sus contenidos bajo una forma más atractiva que permitiera ampliarlos sin renunciar ni un ápice al rigor de los mismos. Era una cuestión de estética, de necesaria renovación del aspecto de la revista pero que no queríamos que fuera interpretada como una apuesta por la imagen o por el puro diseño, sobre todo cuando no hay diseño más puro que aquel que se acomoda como un guante a aquello que ha de contener. Creemos, pasado poco más de un año desde la presentación de aquel número en el Teatro Real de Madrid, y sin caer en la autocomplacencia, que las previsiones se han cumplido plenamente y que nuestros lectores reciben cada mes una revista que cumple con los deseos de quienes la mantienen con su fidelidad. Una revista, por cierto, que siempre ha creído en el soporte papel como esencial a su existencia y a su labor, en la importancia del contacto físico entre lo impreso y la mano de quien lee, la posibilidad de coleccionar aun en tiempos de poco espacio y la necesidad y el placer de volver sobre lo leído. Como dice una de las máximas de nuestra redacción: una de las características de una revista mensual ha de ser que su lectura dure un mes, que pueda estar un mes encima de la mesa sin hacerse vieja.

Pues bien, una vez puesta en marcha y consolidada la edición en papel, quedaba por delante la renovación de nuestra página web, no solo como soporte digital de la edición de iguales características sino como lugar de obligada visita diaria para todos los aficionados a la música del ámbito hispánico. Pasada la fiebre en la que las páginas web de las publicaciones culturales iban a ser la panacea que nos salvara a todos de la crisis gracias a un tráfico quimérico, a unas previsiones imposibles de visitas y anunciantes, parece claro qué es lo que se puede y se debe ofrecer a los lectores que prefieren el medio digital, a los anunciantes, a los programadores, a los colegas músicos y a cualquiera que desee utilizar los servicios que iremos poniendo a su disposición. Empezando, naturalmente, por la información, por las noticias diarias que en la nueva versión de nuestra web tendrán una frecuencia y una agilidad mucho mayores, por la posibilidad de acceder a contenidos en tiempo real que incluyan fragmentos de conciertos o de ensayos, por la disponibilidad prácticamente inmediata respecto a su celebración de la crítica de muchos conciertos o de discos de especial relevancia, por la atención a la vida musical en Hispanoamérica…, todo ello, naturalmente, combinado con una presencia igualmente relevante en redes sociales como Twitter, Facebook o Instagram. Vamos a recuperar también las bitácoras en las que nuestros colaboradores comentarán aspectos de la realidad musical o facetas de la cultura en las que la música se halle especialmente presente. Añadamos a ello una nueva tienda y, naturalmente, la comunicación plena con las actividades de la Fundación Scherzo, sus ciclos de conciertos, sus novedades bibliográficas y sus distintos proyectos.

Finalmente, debemos recalcar que no empezamos de cero, sino que aplicamos la experiencia de unos años en los que el tráfico en nuestra web ha aumentado de manera exponencial y en los que hemos ido aprendiendo cuáles son las apetencias, las necesidades y las exigencias de nuestros lectores. Sean ellos más partidarios del papel o de lo digital, nuestra obligación es hoy, como ha sido siempre, dar cumplida respuesta a sus expectativas en uno u otro formato y en la suma de los dos.