Thomas Hengelbrock

Pocos directores han combinado con tanto acierto el podio con el intelecto como el alemán Thomas Hengelbrock (Wilhelmshaven, 1958). Un violinista clásico reconvertido en uno de los más interesantes directores historicistas, por influencia de Nikolaus Harnoncourt. Creador de dos de las formaciones con instrumentos y criterios de época más importantes de la actualidad, como la Freiburger Barockorchester y el Balthasar-Neumann-Chor & Ensemble, no ha rehuido el trabajo con orquestas modernas. Ha sido titular de la NDR Elbphilarmonie de Hamburgo y es director asociado de la Orquesta de París, aunque también colabora con la Filarmónica de Viena y el Concertgebouw de Ámsterdam. En la actualidad, y con sesenta años recién cumplidos, Hengelbrock reclama tiempo para estudiar musicología y pensar en nuevos proyectos. Su abrupta salida de la NDR, un año antes de lo previsto, le ha permitido volver a centrarse en el Balthasar-Neumann-Chor & Ensemble para desarrollar y amplificar una labor admirable tanto a nivel musical como docente. En los últimos años, su presencia en España con este grupo ha sido continua, tanto en Madrid, en el Teatro Real y en el CNDM, como en el Festival Internacional de Santander y en la Quincena Musical de San Sebastián. Precisamente regresa este mes con una versión personal del Requiem de Mozart, basada en Süssmayr, que combina con la Missa superba  de Johann Caspar Kerll, los días 27 (Madrid, Auditorio Nacional) y 28 (Barcelona, Palau de la Música Catalana).

(…) ¿Por qué utilizó el nombre de Johann Balthasar Neumann, un arquitecto del siglo XVIII?

Balthasar Neumann fue el más grande arquitecto que ha vivido en Alemania. Y no se dedicaba tan sólo a construir iglesias o castillos, sino también ciudades. Era un genio combinando todas las artes y juntando sus manifestaciones. Eso enlaza, para mí, con el ideal barroco de que nuestra vida es un don divino para construir algo con ella. Y nosotros somos, en cierto sentido, constructores como él. Queremos construir algo con este coro y orquesta que tenga una verdadera entidad, una academia, un proyecto educativo y humanitario, además de muchas giras de conciertos. Esa es la razón por la que elegí el nombre de Balthasar Neumann.

Su repertorio se centra principalmente en el ámbito del Barroco, Clasicismo y Romanticismo. Recuerdo sus últimas actuaciones en la Quincena Musical de San Sebastián con sinfonías y misas de Haydn, Beethoven y Schubert. ¿Cuál es la identidad del Balthasar-Neumann en cuanto a repertorio?

Efectivamente, en el Balthasar-Neumann-Chor & Ensemble estamos más centrados en el repertorio barroco, clásico y romántico, pero en los próximos años voy a tener más tiempo y vamos a poder desarrollar más proyectos juntos. En los últimos siete u ocho años he estado dirigiendo orquestas modernas, como titular en Hamburgo y como asociado en París. Ahora he decidido cambiar de objetivo y volver a mis raíces para dirigir más mi grupo. Por ejemplo, vamos a empezar este año con una gira en donde interpretaremos un programa con el Requiem de Wolfgang Amadeus Mozart y la Missa superba de Johann Caspar Kerll, con actuaciones en Madrid y Barcelona.

De hecho, ya grabó la Missa superba  de Kerl, en Hänssler, dentro del segundo de sus discos dedicados a la biblioteca de Bach. Y el Requiem de Mozart lo ha dirigido recientemente a la Orquesta del Concertgebouw, aunque en la versión tradicional de Süssmayr. ¿No se ha planteado otra versión?

Le confieso que he estudiado y probado todas las versiones del Requiem de Mozart. Para esta gira he realizado una nueva instrumentación a partir de Franz Xaver Süssmayr. Obviamente su versión es fundamental, aunque también la he combinado con lo que hizo Joseph Leopold Eybler y otras fuentes del propio Mozart. Por lo tanto, será una versión basada en Süssmayr, pero con un montón de cambios instrumentales que la acercan al espíritu de Mozart. Por supuesto, Süssmayr no es Mozart, pero puedes sentir que esta música está muy cerca de sus ideas y tiene una atmósfera verdadera. Estoy muy contento con la sonoridad que hemos conseguido en esta obra para esta gira.

(Extracto de la entrevista publicada en el nº 347 de Scherzo, de enero de 2019)