Ud. está aquíInicio / Junio 2012 / Opinión / Movimientos y oportunidades

Movimientos y oportunidades



Movimientos y oportunidades

Cuando aparezca este número de SCHERZO se estará celebrando Classical: Next, el encuentro profesional del mundo de la música clásica que, si todo marcha como es de esperar, sustituirá de hecho a ese hoy más bien lánguido MIDEM al que tantos han dado la espalda como lugar de reunión anual para el sector. SCHERZO informará a sus lectores de cómo se ha desarrollado la nueva feria muniquesa y de cuáles han sido las expectativas que ha abierto, las que ha empezado a cumplir y si podemos o no esperar en ella un vehículo más para la recuperación del sector. Por otra parte, la entrega de los ICMA en Nantes ha supuesto otro interesante foro de debate sobre el estado de la cuestión en el que, como es natural, hemos estado presentes. Allí, entre intérpretes, gestores y medios se han comentado aspectos de la realidad del mercado, de la pujanza cada vez mayor de jóvenes artistas y de pequeños sellos, de las apuestas de los grandes y hasta de la salud del soporte tradicional. Así, Reijo Kiilunen, director de la firma finlandesa Ondine, afirmaba que en el último año se había incrementado la venta de CDs de música clásica mientras recordaba cómo se daba por muerto al soporte hace apenas cinco años. Las descargas de música clásica no han sido capaces de mover al disco compacto de su lugar de privilegio —tampoco lo ha hecho el DVD— y ahora la verdadera amenaza para el disco físico está en el streaming y en las modalidades de abono que se puedan implementar para su consumo.

Precisamente Ondine es protagonista de uno de los movimientos más interesantes de los últimos años en el mercado del clásico: su compra por parte del grupo Naxos. Pareciera que Klaus Heymann hubiera querido demostrar que la celebración de los 25 años de ese invento genial que fue el sello radicado en Hong Kong no supone que vaya, por el momento, a descansar del esfuerzo. Es verdad que con Ondine compra una marca de enorme prestigio, consolidada y a la que, según todas las predicciones, va a dejar que mantenga su independencia artística —él sabe probablemente mejor que nadie que lo contrario sería un craso error— y la cadencia de novedades razonable para su tamaño, entre veinticinco y treinta al año. Una forma, para los finlandeses, de aliviar la gestión financiera y de poder dedicar el talento a la creatividad.

Y hablando de creatividad, los ICMA la mostraron en muy diversas vertientes de lo relacionado con el disco. Creatividad en la ingeniería de sonido es la que ha mostrado a lo largo de los años Ward Marston, ganador del premio especial del jurado y lanzado ahora a la creación de su propio sello para
volcar en él toda la sabiduría que durante años ha ido prestando a otros, restaurando los grandes registros no ya del pasado sino de la prehistoria del sonido grabado. El mejor joven solista del año, Joseph Moog, demostraba una rara inteligencia cuando comentaba que el concierto más difícil del repertorio —para él que graba Rachmaninov o Liszt— es el K. 595 de Mozart, como podían haber dicho Alfred Brendel o Friedrich Gulda. O la violinista Rachel Kolly D’Alba reivindicando como sus modelos a Ferras y Gitlis.

Y precisamente para que los modelos estén presentes, para que la comunicación entre maestros y discípulos sea fluida, para que todos puedan verse como en un espejo está Classical Planet, de la Fundación Albéniz, que ha ganado el premio a la mejor web del año y que manifiesta hasta qué punto las cosas han cambiado en España en lo que tiene que ver con la música. Y no sólo buenos auditorios, buenas orquestas, buenos solistas y directores, un público creciente y fiel. También en lo que atañe a la educación, a la formación de los que van a ser profesionales, de los que aspiran a la excelencia. Ese ha sido un cambio trascendental y ahí la Fundación Albéniz y la Escuela Reina Sofía se han hecho imprescindibles. Mucho tiene que ver ello con el mecenazgo, no ya nuestra asignatura pendiente sino, según se nos dice, una de nuestras últimas oportunidades. En los días en que se escribe este editorial se dará a conocer el anteproyecto de Ley de Mecenazgo. Esperemos que la expectación ante un anuncio tan reiterado como panacea no se trueque en desilusión por una ley cicatera e insuficiente. No es cuestión de ser generosos, basta con ser justos.

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter