Ud. está aquíInicio /  Julio-Agosto 2012 / Opinión / Apuestas en la Zarzuela

Apuestas en la Zarzuela



Apuestas en la Zarzuela

Cuando se puso en marcha la maquinaria del llamado código de buenas prácticas para, a través de él, elegir al nuevo director del Teatro de la Zarzuela comenzaron también a funcionar las habituales mezquindades propias de nuestro medio. No la menor, por cierto, y cuando se supo por la indiscreción inherente al método que uno de los candidatos era Paolo Pinamonti, la que hacía alusión a su condición de no nacido en España. Era, al parecer, demasiado que Real y Zarzuela no estuvieran en manos patrias aunque por el mundo adelante haya tantos españoles ejerciendo puestos relevantes en la gestión de la cultura. Ya en su día comentamos en estas páginas lo torticero del argumento y la necesidad de esperar a que el finalmente elegido, el propio Pinamonti, hiciera pública su primera temporada al frente del histórico coliseo de la calle Jovellanos de Madrid.

Pues bien, aquí está la temporada y, como era de esperar, ya posee el toque diferenciador que cabía de la capacidad de Pinamonti como programador y como gestor. De entrada, empezar con la presencia de un maestro que ha sido siempre un gran zarzuelero, Rafael Frühbeck de Burgos, con una versión de concierto de una obra maestra: La tempranica. Y como comienzo de la temporada escénica, una producción mítica de Helmut Wernicke —de 1998 nada menos—, ¡Ay amor!, con El amor brujo y La vida breve de Manuel de Falla y dos de nuestros más brillantes maestros en el foso: Juanjo Mena y Guillermo García Calvo. Hay tres nuevas producciones de muy distinto sesgo. La zarzuela más típica, más previsible pero también más popular, llega con un programa doble dedicado a José Serrano: La reina mora y Alma de Dios con dirección de escena de Jesús Castejón.

La zarzuela grande será Marina, en producción dirigida en lo escénico por Ignacio García y un elenco canoro de primera clase con tres repartos de campanillas —Cantarero, Albelo y Atxalandabaso incluidos— y Viento es la dicha de amor, de José de Nebra, a cargo de Alan Curtis —que dirigirá la Orquesta Barroca de Sevilla— y Andrés Lima. Vuelve la producción de 2000 de El juramento de Gaztambide dirigida por Emilio Sagi, igualmente con excelente reparto: Sabina Puértolas y Gabriel Bermúdez en cabeza. A los títulos citados se unen conciertos y recitales en torno a ellos —la verdad es que un poco forzado el que relaciona a Nebra con Gesualdo—, así como conferencias, un ciclo dedicado a la música en las películas de Charles Chaplin y un homenaje a Isabel Rey para celebrar con zarzuela sus veinticinco años de carrera. Añádase a ello la continuidad, en colaboración con el CNDM, del Ciclo de Lied que la Fundación Caja Madrid dejara de lado en su momento.

Seguramente cabía mejor programación, más amplia en cuanto a títulos —por cierto, con muchas representaciones de cada uno de ellos, como el público, tan fiel a este teatro pide siempre— o una más decidida voluntad de aproximar La Zarzuela a un teatro de repertorio más que de temporada —con las dificultades meramente funcionales que el tiempo va acabando por hacer irresolubles. Igualmente se antoja escasa la presencia del actual director musical del teatro, Cristóbal Soler, por el que, finalmente, o se apuesta o no. En todo caso, que en menos de un año y en época de crisis tengamos esta temporada, con voces, escenas y maestros que van varios pasos más allá del pasado inmediato, no deja de ser una buena inyección de optimismo. Sumada a las programaciones de la Orquesta Nacional y a la del CNDM esta de La Zarzuela demuestra que desde la Administración —cuando hay buenos gestores— pueden hacerse las cosas bien, emplearse el dinero público con sentido y hacer de la cultura un bien de todos y para todos. Ahora haría falta que el doble proceso de renovación de cargos en la ONE —director artístico y titular y director técnico— saliera bien.

Por cierto, ya empiezan, también ahí, los rumores.

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter