Ud. está aquíInicio / Febrero 2012 / Entrevista / Hilary Hahn

Hilary Hahn



Hilary Hahn

Hilary Hahn es una de esas violinistas cuya naturalidad desarma. Parece estar más allá de la técnica y en sus manos tocar el violín parece cosa sencilla. Pero Hilary Hahn pertenece también a esa generación de jóvenes intérpretes que han crecido con Internet, con las redes sociales y que encuentran en ellas una vía de comunicación que exploran y explotan, y con la que llegan a públicos muy diferentes. Hahn posee un canal propio en YouTube en el que hace entrevistas, interpreta, diserta o insta a los compositores a presentarse a su concurso de propinas a la luz de una vela. Frente a esa imagen está la otra, más sofisticada, siempre con su violín, que nos llega a través de sus grabaciones o de la publicidad. Múltiples facetas de una misma artista que sabe que forma parte de una élite pero que no deja de ser una joven del siglo XXI con una larga carrera por delante.

Acaba de publicar una grabación de las Sonatas de Charles Ives. En alguna entrevista ha dicho que su música cambió de algún modo su vida.
No sé si Ives cambió mi vida realmente, pero desde luego lo que sí cambió completamente fue la percepción que había tenido de la música durante muchos años. Me enseñó a pensarla en un modo diferente y creo que es a esto a lo que hacía referencia. No es que cambiase mi forma de tocar, sino que comencé a entender y a apreciar la música y la escritura musical de un modo diferente. Desde luego, la influencia de Charles Ives para mí es enorme.
Escuchando la música me parece tremendamente difícil de, digamos, ensamblar. Es como si Ives retase nuestra manera de escuchar y hay constantes llamadas de atención.
Sí, lo difícil en esta música es unir las dos partes. La parte del piano es extremadamente difícil y la de violín no está mal. Pero yo pensé que la conocía y que la sabía bien hasta el momento de ensayar con la pianista. Hay tantas cosas en la música que pasan al mismo tiempo y que van captando tu atención, que no puedes pararte a pensar en lo difícil que es su estructura. En esta música la distracción puede ser constante y se necesita un aprendizaje especial para no parar y seguir hasta el final. Hay que estar, sobre todo las primeras veces, muy atento de la medida y escuchar la otra parte sin perder esa medida de vista.
¿Cómo eligió a Valentina Lisitsa para este proyecto? ¿Trabaja habitualmente con ella?
Valentina y yo hicimos juntas una gira en la que interpretábamos una de las Sonatas de Ives, la Tercera, y pensamos que sería interesante montar las otras tres y ofrecer las cuatro en un programa de recital. Las horas dedicadas a esto fueron una experiencia extraordinaria de la que disfrutamos muchísimo. Hay algo en la música de Ives que resulta obvio, si corres demasiado te vas a perder. Cuando estás tocando con otros compañeros unas obras sobre un compositor determinado aprendes mucho más acerca de la música, de su forma de escribir, compartes la experiencia y las opiniones, la visión del otro y llegas a comprender cómo era ese compositor. A la hora de grabar esas obras la experiencia se transforma en una auténtica inmersión dentro de la música, no se parece a una interpretación en concierto, es mucho más intenso. Se graba, se escucha lo que se acaba de hacer, se vuelve a repetir una y otra y otra vez durante todo el día. Si la interpretación, el concierto te enseña mucho acerca de una obra, una grabación a menudo te hace aprender mucho más, enfrentarte a ti mismo, a tu forma de hacer ésa música. Es una experiencia enriquecedora y agotadora.

(...) Acaba de publicar una grabación de las Sonatas de Charles Ives. En alguna entrevista ha dicho que su música cambió de algún modo su vida.

No sé si Ives cambió mi vida realmente, pero desde luego lo que sí cambió completamente fue la percepción que había tenido de la música durante muchos años. Me enseñó a pensarla en un modo diferente y creo que es a esto a lo que hacía referencia. No es que cambiase mi forma de tocar, sino que comencé a entender y a apreciar la música y la escritura musical de un modo diferente. Desde luego, la influencia de Charles Ives para mí es enorme.

Escuchando la música me parece tremendamente difícil de, digamos, ensamblar. Es como si Ives retase nuestra manera de escuchar y hay constantes llamadas de atención.

Sí, lo difícil en esta música es unir las dos partes. La parte del piano es extremadamente difícil y la de violín no está mal. Pero yo pensé que la conocía y que la sabía bien hasta el momento de ensayar con la pianista. Hay tantas cosas en la música que pasan al mismo tiempo y que van captando tu atención, que no puedes pararte a pensar en lo difícil que es su estructura. En esta música la distracción puede ser constante y se necesita un aprendizaje especial para no parar y seguir hasta el final. Hay que estar, sobre todo las primeras veces, muy atento de la medida y escuchar la otra parte sin perder esa medida de vista.

¿Cómo eligió a Valentina Lisitsa para este proyecto? ¿Trabaja habitualmente con ella?

Valentina y yo hicimos juntas una gira en la que interpretábamos una de las Sonatas de Ives, la Tercera, y pensamos que sería interesante montar las otras tres y ofrecer las cuatro en un programa de recital. Las horas dedicadas a esto fueron una experiencia extraordinaria de la que disfrutamos muchísimo. Hay algo en la música de Ives que resulta obvio, si corres demasiado te vas a perder. Cuando estás tocando con otros compañeros unas obras sobre un compositor determinado aprendes mucho más acerca de la música, de su forma de escribir, compartes la experiencia y las opiniones, la visión del otro y llegas a comprender cómo era ese compositor. A la hora de grabar esas obras la experiencia se transforma en una auténtica inmersión dentro de la música, no se parece a una interpretación en concierto, es mucho más intenso. Se graba, se escucha lo que se acaba de hacer, se vuelve a repetir una y otra y otra vez durante todo el día. Si la interpretación, el concierto te enseña mucho acerca de una obra, una grabación a menudo te hace aprender mucho más, enfrentarte a ti mismo, a tu forma de hacer ésa música. Es una experiencia enriquecedora y agotadora.

Hablemos del Hilary Hahn Encore Contest. ¿Cómo se le ocurrió esta idea? 

Todavía está en marcha el concurso para decidir cuál será la obra número veintisiete. Las otras veintiséis fueron encargadas a otros tantos compositores. El concurso está completamente abierto y quien esté interesado puede encontrar toda la información necesaria en hilaryhahncontest.com. Animo a todo el mundo a presentarse. Me interesó especialmente la idea de crear este proyecto y de encargar varias obras cortas a diferentes compositores porque estoy abierta a la creación actual y quería incluir en mis conciertos música nueva. Lo sorprendente es que todos dijeran que sí. Para mí ha sido estupendo y muy divertido desarrollar este proyecto. Les pedí que las obras tuvieran una duración de entre dos y cinco minutos, y que estuvieran escritas para violín y piano. La idea es tocarlas en una gran gira y grabarlas después, junto con la ganadora del concurso. Probablemente la première europea tenga lugar en España. Y el año que viene será el estreno mundial de dos o tres de ellas.

¿Es un modo de dar a conocer nuevas obras, de estimular la composición, de mostrar las diferentes facetas de la escritura contemporánea?

Sí. Había muchas razones por las que quería hacer esto. Para mí es un modo de explorar los diferentes estilos de la composición contemporánea. Son compositores muy distintos, con escrituras propias y muy distintas entre sí que para mí suponen un estudio muy interesante. De este modo podemos tener una idea de lo que se está haciendo en todo el mundo, de las distintas corrientes de composición que actualmente están vigentes unidas en un único proyecto. Creo que es una forma muy exhaustiva de ver lo que está pasando en la composición hoy en día. (...)

Ana Mateo
Fotos: Peter Miller / DG

(Extracto de la entrevista publicada en Scherzo nº 271, febrero de 2012)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter