Ud. está aquíInicio / Mayo 2011 / Entrevista / Diana Damrau

Diana Damrau



Diana Damrau

Antes de marcharse a representar su Lucia por tierras españolas, regresaba a primeros del pasado mes de abril a las tablas neoyorquinas con dos nuevos papeles bajo el brazo. Uno, el artístico, la Adéle del Conde Ory rossiniano; el otro, mucho más personal y real, un papel de madre recién estrenado el pasado mes de octubre. Allí, en la sala de prensa del Met, mantuvimos esta entrevista al día siguiente de una de las funciones. Con el pelo suelto y sin maquillar, urbana e informalmente vestida, Diana Damrau podría hacerse pasar por una estudiante de secundaria que conversa con desenfado y sinceridad. Diana Damrau, actúa este mes en Bibao, en la ópera Lucia di Lammermoor, y en Barcelona en un recital de arias de Mozart.

¡Está usted hecha una colegiala!

Ah, ¿sí? [risas]. ¡Pues ya soy toda una mamá!

Nadie lo diría. Tampoco parece demasiado estresada.

Mi pequeño ya duerme cinco o seis horas seguidas y eso se nota. Es un bebé adorable. Venía conmigo a todos los ensayos y, cuando encontrábamos algún pequeño escollo en el trabajo, todo el mundo se tomaba su minutito con Alexander para recobrar una sonrisa. A partir de ahí, todo parecía ir mejor.

En breve estará usted en España. ¿Ha cantado allí antes?

Sí, en Madrid y también en Barcelona. El año pasado hice El rapto en el serrallo. España es uno de mis países favoritos.

He seguido su trayectoria internacional hasta donde me ha sido posible. ¿Aquella Flauta mágica londinense fue uno de sus primeros compromisos fuera de Alemania?

Sí, así fue. Anteriormente tenía —¿cómo lo diría?— una especie de contrato casi fijo en las producciones de Fráncfort, Mannheim o Würzburgo. Londres supuso un salto.

Nunca olvidaré su Fiakermilli.

¡La acróbata!

He visto muchas Arabellas, pero esa fue la única vez que Fiakermilli se ha llevado por delante todo el resto del espectáculo.

Esa es la única vez que la he cantado. Creo que sería muy difícil poder superar la producción de aquella Arabella.

Después vino su maravillosa Zerbinetta. ¿Cuántas veces ha cantado ese papel?

Uf, ¡no llevo la cuenta, pero muchas! Lo hice la primera vez en Mannheim, y después en Dresde, Salzburgo —sustituyendo a Natalie Dessay—, Viena, Nueva York, Madrid, Múnich… ¡y seguro que me olvido de algún sitio más!

Usted ha representado muchos de sus personajes en distintas producciones y con diferentes directores. Debe de ser el sueño de todo director, porque, además de cantar, actúa y tiene una gran presencia física. ¿Es usted dúctil o trata de imponer sus puntos de vista en los montajes?

Bueno, depende. Si algo me parece realmente terrorífico sí puedo llegar a negarme, pero normalmente, cuando el director me argumenta los motivos de una decisión y yo le veo el sentido, se convierte más en una colaboración. Al fin y al cabo, soy yo quien tiene que dar vida a ese personaje… Lo que no hago nunca es quedarme con dudas respecto a lo que hago.

¿Volvió Mary Zimmerman a contar con usted para Lucia tras haberla conocido con motivo de su sustitución a Anna Netrebko?

Sí. Como sabrá, fue todo muy precipitado y tuve que exprimir cada minuto previo al estreno. Resultó gratificante tener allí a una directora de verdad, trabajando conmigo. Cuando te metes a fondo en un papel, un director lo nota y valora que te transformes por completo en el personaje. Por ejemplo, para hacer Lucia, trabajé mucho su psicología, consultando con un psiquiatra en una institución mental. Mucha gente cree que ella está loca desde el principio, pero yo no creo que sea así. El proceso de enloquecimiento de Lucia es mucho más auténtico que el de cualquier otra ópera de su época. No se trata, como por ejemplo en I puritani, de una simple adolescente despechada que cree desesperarse al no conseguir cumplir sus deseos. La personalidad bipolar de Lucia la convierte en un personaje más complejo de lo que parece.

Patrick Dillon
Traducción: Juan García-Rico
(Comienzo de la entrevista publicada en Scherzo nº 263, mayo de 2011)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter