Ud. está aquíInicio / Marzo 2011 / Opinión / Memoria

Memoria



Memoria

El dosier de este número de SCHERZO está dedicado a lo que el director de orquesta José Luis Temes, que colabora en el mismo, ha denominado “La generación rota”. El pretexto, como tantas veces, es el cronológico —efemérides referidas a Jesús Guridi y Oscar Esplá— pero, como tantas otras, la mera cronología se ve superada por el contexto, los antecedentes y las consecuencias de ese mismo tiempo en el que viven los miembros de esa generación. Un tiempo que los formó y los aglutinó y también una Historia, esta con mayúsculas, que los aventó cruelmente cuando no acabó por devorarlos. Todos participan de una trágica circunstancia histórica —la Guerra Civil— que devendrá luego en peripecia individual para los eliminados y los encumbrados, los que se callaron o fueron obligados a callar y los que siguieron creando, los que se quedaron —no todos acordes con la ideología vencedora— y los que se fueron al exilio. En todo caso, y como ocurrió con la literatura o con el arte, una desbandada, un aventarse de ese talento que antes del conflicto hacía pensar en una España puesta a la hora del mundo, decidida a que la cultura fuera, al fin, un derecho y un deber de todos y para todos.

Todos los protagonistas de esas fechas, los que empezaron y no llegaron nunca, los que sí llegaron pero hoy parecen casi desaparecidos, los pocos que se mantienen vivos en los programas de los conciertos —a los que otros ni siquiera llegaron—, merecen un recuerdo, deben ser objeto de una memoria que entre nosotros suele preferir la flaqueza o la desmesura a la naturalidad. Los citados Guridi y Esplá son un buen ejemplo de lo que puede suceder cuando se dejan, por así decir, a la intemperie, aquellos monumentos que merecen sobrevivir. Cada vez se escucha menos su música, incluida esa que como las Diez melodías vascas o La pájara pinta forma entre las obras maestras de la música española del siglo XX y que hace todavía bien poco era tan habitual. Lo mismo sucede con Joaquín Turina —qué lejos, seguramente, la última vez que muchos lectores hayan escuchado La procesión del Rocío o la Sinfonía fantástica. Y no digamos con muchos de los compositores citados en estas páginas, más valiosos de lo que su difusión pudiera proclamar, pues en ellos, a causa de las circunstancias, no se ha dado una relación natural entre conocimiento y olvido. Éste no ha llegado de la confrontación en la escucha con obras mejores o peores sino que tiene que ver con la falta de oportunidades, con la mala suerte de haber vivido un tiempo y un país tantas veces demasiado difíciles, tan duros para el común de los mortales como para el creador decidido a resistir contra viento y marea.

En un momento en el que lo antiguo, valga decir, investigable y lo estrictamente contemporáneo se configuran rotundamente como la alternativa más inmediata a la programación habitual —ese romanticismo en el que los españoles tuvimos más bien poco que decir o preferimos decirlo de otra manera— nos encontramos con un vasto panorama a descubrir, en el que ni todo es extraordinario ni todo es despreciable y en el que el oyente medianamente atento puede hallar una estética que no habrá de resultarle ni lejana ni anacrónica, más aún una vez que las fronteras entre lo que hemos llamado vanguardia y tradición se han ido borrando después de la batalla. El esfuerzo realizado por alguna benemérita empresa discográfica —Verso— y por un director tan tenaz como solvente —el propio José Luis Temes— han conseguido que una parte importante de ese patrimonio entre olvidado y perdido vuelva a la luz. ¿Sería mucho pedir que apareciera también, poco a poco, tan modestamente como muchas veces fue escrito, intentando abrirse paso humildemente, en las programaciones de nuestras orquestas? Son músicas que nos retratan. Y, las mejores de ellas, obras de arte que no merecen el olvido.

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter