Ud. está aquíInicio / Enero 2011 / Opinión / Primeras noticias del CNDM

Primeras noticias del CNDM



Primeras noticias del CNDM

El anuncio de la programación de enero a julio del recién creado Centro Nacional para la Difusión Musical aclara las intenciones del INAEM al ponerlo en marcha y responde al perfil programador de Antonio Moral, la persona designada para gestionar un organismo que integra bajo un solo techo el extinto Centro para la Difusión de la Música Contemporánea, el Auditorio Nacional de Música de Madrid y el Centro de las Artes Escénicas y las Músicas Históricas de León. Cabe, además, y de inicio, felicitarse por el hecho de que en poco más de dos meses de trabajo, los responsables del CNDM hayan sido capaces de dotar de contenido a su proyecto y de no marear la perdiz con especulaciones o con vaguedades tendentes a contentar a todos los implicados en una reorganización que afecta a estructuras y costumbres programadoras que han funcionado durante años y que, en el caso del CDMC, han servido de forma extraordinariamente positiva a la creación contemporánea española. En el caso del Auditorio —en complemento con una programación de muy alta calidad sostenida en ciclos de prestigio— y del CAEMHL se trataba más bien de dotar de contenidos de verdadero interés y de adecuada irradiación a estas dos unidades asumidas también por el nuevo Centro cuya creación responde, según el director general del INAEM, a la necesidad de “aquilatar recursos humanos y económicos”.

La programación conjunta —con un sistema de abonos y compra de entradas sueltas que deberá lidiar con la crisis— apuesta por los dos ejes básicos que deben centrar la actividad del CNDM: la creación y el patrimonio, lo que siempre hemos llamado música contemporánea y esa otra, que llamamos antigua, que nos pertenece y que es necesario recuperar. Llama la atención muy positivamente la convivencia de los autores españoles contemporáneos con los grandes clásicos modernos, es decir, que la propuesta se orienta hacia un deseo de no aislar lo nuevo sino de enmarcarlo, de contextualizarlo también, dándole un indudable atractivo suplementario para ese público que conviene no olvidar y a quien más de una vez le ha chocado el peculiar mercado de la música frente a los más reales de otras actividades como, por ejemplo, la literatura o el arte. Es de suponer que la presencia de menos novedades —si se acompañan de obras de otras épocas o de otros ámbitos no caben tantas—, y la subsecuente necesidad de selección, incida en la valoración positiva por parte de un público que ha de comprobar cómo, en efecto, no tiene sentido hoy, cuando en España conviven unas cuantas generaciones de espléndidos compositores, temer a la música contemporánea. Ejemplo claro de ello bien puede ser ese miniciclo del Cuarteto de Leipzig con tres programas Beethoven-Cristóbal Halffter. Es un camino y una apuesta por salir de una cierta endogamia. Por cierto, los conciertos con sede en el Museo Reina Sofía —siete— seguirán siendo gratuitos, no así los del Auditorio —seis. Puede ser un buen test.

En el terreno de lo que llamamos música antigua, es evidente lo que la oferta tiene de apuesta por la revalorización de un patrimonio propio, que en buena medida se redescubre y que con intérpretes como los que se nos proponen puede aspirar también a la permanencia en el repertorio específico de los mismos. Escuchar a Gustav Leonhardt tocando música de Martín y Coll, Pablo Bruna o Blasco de Nebra o certificar el crecimiento de Forma Antiqva, el rigor de El Concierto Español o la fuerza de Antonio Florio son argumentos que revelan una forma de ir más allá en lo que antes fue esa llamada “programación propia” del Auditorio Nacional que no acabó de funcionar.

Queda pendiente ese Festival de Alicante que no dependerá del CNDM y que ha de repensarse a fondo como lugar de encuentro verdaderamente atractivo de la música de nuestro tiempo en toda su extensión, de la creación a la difusión, y que necesita, urgentemente, atraer un público activo mientras se convierte también en un escaparate comercial para nuestra música.

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter