Ud. está aquíInicio / Febrero 2011 / Opinión / De crisis y leyes

De crisis y leyes



De crisis y leyes

Comentaba hace unos días Gregorio Marañón, el presidente del patronato del Teatro Real —al hilo de su idea de crear un consejo artístico y otro económico— que el coliseo madrileño ha aumentado su financiación vía patrocinio privado hasta situarse ésta en un 15% —la mitad de lo que se ingresa por taquilla—, una buena noticia en un país donde la cultura peligra ante la amenaza de esos cortes que suelen encontrar en ella su primera víctima. Que la empresa privada vea precisamente en la cultura —la música en este caso— una buena fuente de inversión en imagen y en prestigio es un ejemplo y un camino a seguir para instituciones de menor fuste y que probablemente vayan a pasar un mal año 2011. No estamos acostumbrados a ello y la ópera no debiera ser lo único que reluzca. La inversión local en cultura de ámbito igualmente local —o autonómico— puede tener, además, un retorno más inmediato y más visible para la propia sociedad. Por cierto, muy bien habrá de explicar quien corresponda la noticia de la integración de la Orquesta Joven de Andalucía en la Fundación Barenboim-Said. A la primera se le había dejado con un presupuesto de 250.000 euros. A la segunda no se le tocó. ¿Coinciden verdaderamente los fines de una y de otra? ¿Sirve a la comunidad esa fusión o reduce las posibilidades reales de formación de los músicos andaluces so capa de una pretendida excelencia que alcanzará, en todo caso, a muy pocos?

Se hace difícil en un contexto de crisis abogar por la necesidad de preservar a la cultura, más aún cuando la que se hace en España depende tanto del dinero público y, por la misma razón, dependerá también de su recorte a la hora de subvencionar su actividad —en el caso citado del Teatro Real el descenso para nuevas producciones ha sido del 20%. También sería un buen momento para explicar mejor que sin esa subvención no habría tal actividad y que ésta es necesaria para que la sociedad siga confiando en ella misma. Es difícil asegurarlo cuando la crisis aprieta a quien ni ha consumido ni consumirá jamás un gramo de cultura pero sería bueno aprovechar también el momento para eso, para que quien lo disfrute lo valore y quien hasta ahora no lo ha hecho sepa que eso también es suyo, que está en su derecho. A ello debiera ayudar también una legislación clara en materia de derechos de autor y de difusión de contenidos en el medio digital. Que la llamada Ley Sinde o lo que quede de ella no sea, como resultó de modo bastante vergonzante en su trámite parlamentario, un objeto más de do ut des —frustrado en la ocasión y que por eso cayó— sino la apuesta clara de la sociedad por la defensa de una propiedad intelectual —sabiendo definitivamente de qué se trata— sin que esa defensa deje fisura alguna que pueda desembocar en riesgo para los derechos fundamentales. Lo que pase con las resoluciones judiciales sobre el canon digital orientará igualmente ese proceso ineludible. Mientras tanto, siguen algunos opinadores confundiendo la propiedad intelectual con el miedo a las nuevas tecnologías que ellos han asumido con la fe del converso y la audacia del diletante y la SGAE, al fin, reconoce que su tratamiento del tema ha sido contraproducente.

Y una noticia que introduce un elemento perturbador o, si se quiere, un paso más hacia la reorganización del mercado de la música es la que recoge la decisión de His Master’s Voice —propiedad de un fondo de capital de riesgo— de reducir significativamente el número de sus tiendas de venta de discos en el Reino Unido. Pero, al mismo tiempo, Ultraviolet —el sistema de visionado de pago a través de internet que, al mismo tiempo, pondrá en jaque al Blu-ray— aparece como una posibilidad de salvación para una parte de la industria, esa palabra que a algunos les produce un odio cerval, a otros les da de comer y que habrá de echarle imaginación, aprender de sus errores y de sus logros para sobrevivir.

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter