Ud. está aquíInicio / Diciembre 2010 / Dosier / Z de Zarzuelerías. ¡Ya estás frente a la casa! Y ahora ¿qué vas a hacer?

Z de Zarzuelerías. ¡Ya estás frente a la casa! Y ahora ¿qué vas a hacer?



Z de Zarzuelerías. ¡Ya estás frente a la casa! Y ahora ¿qué vas a hacer?

Esta célebre frase de la “señá” Rita dirigida al Julián de La verbena de la Paloma, es la pregunta que se ha hecho este comentarista que durante los 25 años de vigencia de esta revista ha cubierto, en gran parte, la crónica de nuestro teatro lírico: la zarzuela, condenada a ser cenicienta y que en los últimos tiempos se ha logrado una equilibrada valoración de éste nuestro género al desechar el patrón de la ópera como medida que la llevó a cargar con un pasado complejo de inferioridad del que no nos sentimos en nada solidarios. Hoy, por ventura, las ciencias adelantan que es una barbaridad, y ahí tiene muchísima razón don Sebastián, porque de años atrás a nuestros días bien podemos afirmar que el panorama ha cambiado y que la recuperación de la zarzuela como elemento valioso de la cultura popular española está en marcha. Género, en sus diversos estilos, que tiene un largo capítulo en nuestra historia musical y teatral; tan es así que la zarzuela fue la principal aportación lírica de la generación de mediados del siglo XIX en su lucha por crear el teatro lírico nacional y continuador, prácticamente ya debilitado, hasta mediados del pasado siglo, con una infraestructura lírica nunca vista en nuestro país, aunque en ciertos círculos fue visto como sinónimo de atraso y chabacanería que hoy debemos interpretar como un exceso. Decía Barbieri que la esencia de la zarzuela puede remontarse al origen de nuestro teatro. Quizá o sin quizá habría sido mejor que hubiéramos contado con una ópera nacional de tanta fuerza como la italiana, la alemana o la francesa, pero nuestra historia, por muchas razones, fue por otras rutas y es inútil jugar a confundir la realidad y el deseo o vaticinar cómo habrían sido las cosas en caso de que todo hubiera sido diferente. El hecho es que hay que reconocer que la zarzuela representó lo más parecido a un auténtico fenómeno lírico de masas y que en la actualidad interesa a un público de aquí y fuera de aquí que abarrota las salas en donde se representa. Hoy creemos estar todos de acuerdo en que éste género es una unidad cerrada con sus momentos de crecimiento, esplendor y saturación que le ha conducido a un callejón de difícil salida. Por su valor en sí mismo y por la función social cumplida, resulta necesaria una rehabilitación histórica y cultural. En estos últimos tiempos ya nos hemos dado cuenta de la toma de conciencia para mantener viva la zarzuela para que la distancia entre ella y las nuevas generaciones se haga más cercana y asumible. Hay un repertorio ingente, que en muchos casos nos obliga a reconstruirlo, ordenarlo y ponerlo ante la opinión pública aclarando la coyuntura de su azarosa historia, trabajo todo ello minucioso y arriesgado, porque por lo general ya se sabe que lo que después de muchas horas de estudio en la bibliotecas parece “injustamente olvidado”, el espectador se encarga de colocarlo de nuevo en el lugar donde estaba.

Volviendo la mirada hacia esos veinticinco años recorridos desde la fundación de esta revista, podemos decir que hay voluntad, también tiene su demanda, de que nuestro género lírico sobreviva y encuentre su vigencia. Fundaciones, algunas de carácter privado, como Inocencio y Jacinto Guerrero, Fundación de la Zarzuela Española, Autor, ICCMU y la propia SGAE, por poner unos ejemplos, avalan su continuidad. Otros esfuerzos vienen del ámbito teatral, fundamental la dedicación al género del Teatro de la Zarzuela y algunos que se hacen en otras ciudades españolas. El teatro puede hacer realidad la utopía: montajes, decorados, orquesta, intérpretes, etc., deben alcanzar un nivel digno al igual que otros espectáculos dramático-musicales. La ampliación del repertorio conocido, incorporando títulos olvidados que deben revisarse y reestrenarse. Luego está el movedizo terreno de la adaptación de libretos —de menos flexibilidad respecto a la ópera, por su indudable tono local—, que si no se maneja con especial cuidado pueden dar a verdaderos desatinos que dan pavor. Recurro a la anécdota, que no deja de ser graciosa, sobre las versiones de obras de Shakespeare, representadas hace más de cuarenta años en el Teatro Español de Madrid, debidas a Nicolás González Ruiz, aquellas despertaron el ingenio satírico de un poeta, José Pérez Creus, que hizo correr por los medios teatrales, este epitafio: “Aquí yace William Shakespeare, / hasta hace poco inmortal, / murió de tres traducciones, / que le hizo Nicolás”. Apliquémonos el cuento. Muchas de estas premisas las ha llevado a cabo, en su lucha por mantener viva la zarzuela, el teatro que lleva su nombre. Desde la temporada de 1985 se han representado espectáculos muy dignos y otros controvertidos y polémicos, pero al fin y al cabo es lo que nuestro género necesita. No obstante, las cortas temporadas que dedica al género el Teatro de la Zarzuela no pasan por ser aún más intencionadas que efectivas, en el sentido de mantener vivo un género. El mundo discográfico también está contribuyendo a ello, en aportación de nuevos títulos el sello Blue Moon, Auvidis Valois hizo nuevas versiones del repertorio zarzuelístico y últimamente el sello Vocation Records está editando el material de la antigua Columbia e Hispavox, así como la conversión a CD de zarzuelas de Ataúlfo Argenta no pasadas del vinilo.

Por último, más polémica es la continuidad de la zarzuela como promoción de nuevos compositores para convertirse en género actual. Lúcida puede ser la respuesta al respecto que nos da Fernando Herrero en La ópera y su estética: “El teatro lírico español debería ser capaz de conectar con un presente crítico y plural”, y añade más: “Poner las bases de un renacimiento lírico supera incluso las posibilidades de una labor estatal, ya que es toda la sociedad la implicada”.

Manuel García Franco

Volver al índice del dosier "25 años en 27 letras"

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter