MADRID / Kissin: El éxtasis sonoro, por Joaquín M. de Sagarmínaga