Ud. está aquíInicio / Octubre 2012 / Opinión / Cambios en la ONE

Cambios en la ONE



Cambios en la ONE

El sorprendente nombramiento de Félix Alcaraz —gerente hasta ahora de la Orquesta Sinfónica de Castilla y León— como director técnico de la Orquesta y Coro Nacionales de España despeja una de las dos incógnitas —la otra es la del nuevo director titular— que la Secretaría de Estado de Cultura —para la cual, recordemos, no se trataba de una cuestión prioritaria— debía resolver en la formación de la que es responsable. La candidatura de Alcaraz ha sido preferida por el director general del INAEM —que decidía a propuesta del Consejo de la Música— a las de Félix Palomero y Ramón Puchades, ex gerentes ambos de la OCNE. En la nota de prensa en la que se hizo pública la decisión cuando ya era vox populi, se habla de unanimidad en tal Consejo —que, y dada su composición, es dudoso que conozca de primera mano la realidad de la OCNE— pero sería interesante señalar que esa unanimidad se produjo respecto a las tres candidaturas finalistas, no a la ganadora, dependiente ésta en última instancia del criterio de la autoridad competente, tal y como el llamado Código de Buenas Prácticas propone. En tal sentido, el Ministerio ha preferido una cara prácticamente nueva en la gestión de altura —dos años en la orquesta castellano-leonesa— a la amplia experiencia profesional de Félix Palomero —difícil que ese puesto fuera a manos del anterior director general del organismo decisorio— y al excelente trabajo, más reciente pero no menos intenso, de Ramón Puchades, artífices los dos, junto a Josep Pons, de la enorme mejora cualitativa del rendimiento de la OCNE y del creciente interés de su programación. Por cierto, hay que señalar, y como dato importante, la buena temporada 2012-2013 que Alcaraz ha dejado dispuesta para la Orquesta Sinfónica de Castilla y León.

La incógnita restante es el nombramiento de titular. Perdamos toda esperanza en la llegada de David Afkham y pensemos en las posibilidades que se abren en tiempos de crisis. En el proyecto de gestión que presentó Alcaraz al Consejo —lleno de sentido común pero no especialmente original— se habla, para el próximo titular, de “un perfil basado en la experiencia, el compromiso y la capacidad de crecer con la orquesta”. Es decir, que cabe casi todo, aunque experiencia y capacidad de crecer sean términos no siempre fáciles de conciliar. Por otra parte, la situación no va a hacer sencillo contratar un titular en las condiciones económicas de un mercado doliente como es el nuestro —peores que cuando no se dio el paso definitivo para la contratación del deseado Afkham— y eso hace que el abanico se cierre inevitablemente favoreciendo un producto nacional en el que no hay disponible ni tanto, ni tan bueno, ni tan útil para el porvenir de una orquesta que, a base de un buen trabajo, se ha ganado la solvencia necesaria para opinar sobre el asunto. Si descartamos aquellos maestros con obligaciones en curso y otros lejanos, por edad y trayectoria, a una labor como esa, quizá sea el nombre de Pablo Heras-Casado el que aparezca como la opción más atractiva a considerar entre, valga la expresión, los nuestros. Bien es verdad que, a tenor de sus declaraciones acerca del momento cultural del país, quizá no tenga demasiadas ganas de comprometerse. Ya veremos. Porque también podría ser que no hubiera titular y volvieran esas sombras del pasado que parecen adelantarnos hoy más rápido que ayer pero menos que mañana. También es verdad que mejor sin titular que con uno inadecuado. En todo caso, otorguemos a Alcaraz el margen de confianza que merece todo recién llegado mientras le deseamos lo mejor en una gestión difícil, de una enorme responsabilidad en un contexto poco favorable y con decisiones a tomar cruciales para la continuidad de un proyecto que merece sobrevivir.

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter