Ud. está aquíInicio / Junio 2016 / Discos excepcionales

Discos excepcionales


CARON:
CARON:

Extractos de misas. Canciones seculares. Huelgas Ensemble. Director: Paul van Nevel. DHM  88875143472

La labor del Huelgas Ensemble es encomiable bajo cualquier punto de vista. Más allá del rigor que siempre caracteriza al grupo, su interpretación destila delicadeza por todos sus poros. Auténtico oro molido. E.T.

LAWES:
LAWES:

The Royal Consort, Three Consorts to the Organ. Phantasm. 2 SACD LINN CKD 470

La interpretación alterna la expresividad y el vigor con la sutileza, y nos permite disfrutar al máximo de una de esas raras ocasiones en las que un autor trasciende la funcionalidad de la obra para alcanzar las más elevadas cotas del arte musical. U.S.

LOCATELLI:
LOCATELLI:

24 caprichos para violín solo. Igor Ruhadze, violín. 2 CD BRILLIANT CLASSICS 94774

Ruhadze afronta los desafíos con pasmosa seguridad y facilidad, superando cada escollo de la manera más elegante, sin caer en el virtuosismo vacuo. El control de la afinación es otro indicativo más de su aplomo en esta muestra admirable de dominio técnico no exenta de refinada musicalidad. U.S.

STRAVINSKI:
STRAVINSKI:

La consagración de la primavera. El pájaro de fuego (Suite de 1919). Orquesta Sinfónica de la Radio de Frankfurt. Director: Andrés Orozco-Estrada. Pentatone PTC 5186 556

Atención a este director colombiano de educación vienesa, Andrés Orozco-Estrada. Está dando que hablar y que escribir. Es una batuta se diría que aguda, exacta, pero deseosa de obtener el nervio y la agitación que —quién sabe— guarda toda partitura en su interior. S.M.B.

À MON AMI SARASATE
À MON AMI SARASATE

Obras de Sarasate, Saint-Saëns, Lalo, Dubois y Chopin. Ana María Valderrama, violín. Luis del Valle, piano. SOLÉ RECORDINGS SR 0003

Llama la atención el altísimo nivel interpretativo tanto de Ana María Valderrama como de Luis del Valle. La parte del león se la lleva ella en tanto que violinista que hace justicia a un repertorio exigente, pero él no se queda atrás como pianista cómplice más que como acompañante (aunque también, y buenísimo). J.P.