Ud. está aquíInicio / Scherzo / XXX / Scherzo, Enero 2015, Año 30, No. 303

Scherzo, Enero 2015, Año 30, No. 303


   Orfeón Pamplonés: siglo y medio

Imagen Portada

NOTICIAS

23/11/2017 | András Schiff dirige a la Orquesta de la Escuela Reina Sofía, en el Auditorio Nacional 
23/11/2017 | CRÍTICA / Magistral instrumento 
23/11/2017 | La compositora Raquel García-Tomás, premio "El Ojo Crítico" de RNE 


OPINIÓN | Sin pelos en la lengua

Sin pelos en la lengua

La mesa redonda con la que concluyó, en el marco de ExpoClásica 2014, el Foro Nacional de Programadores de Música Clásica fue un ejemplo de claridad y una muestra de cómo los diferentes componentes del sector contemplan una realidad que desmiente con creces ese mensaje de recuperación que desde el Gobierno trata de transmitirse a una sociedad que no la advierte por ninguna parte.



DOSIER | Guillermo Fernández-Shaw

Guillermo Fernández-Shaw

En el año en que se cumple el medio siglo de la muerte de Guillermo Fernández-Shaw, quizá el último gran libretista de nuestra zarzuela, este dosier recuerda su figura y la de su padre, Carlos Fernández Shaw, de quien heredó vocación, mientras trata también de llamar la atención de cuántas cosas nos descubre cualquier hilo que se siga dentro de la trama de ese género, en lo bueno y en lo menos bueno, tan nuestro.

Los artículos incluidos en nuestro dosier de enero son:

- Los Fernández-Shaw, una saga de libretistas, por José Prieto Marugán.



ENTREVISTA | Neville Marriner

Neville Marriner

Ha esperado sir Neville Marriner (Lincoln, Inglaterra, 1924) a cumplir 90 años para debutar al frente de la Orquesta Nacional de España. Y ha elegido para la ocasión (30 y 31 de enero; 1 de febrero, en el Auditorio Nacional) la Sinfonía nº 44 de Haydn y “dos himnos británicos —asevera el maestro— a la mayor salud de Elgar”: Las Variaciones “Enigma” y el conmovedor Concierto para violonchelo con Truls Mørk como solista.



REPORTAJE | Orfeón Pamplonés

Orfeón Pamplonés

El 19 de marzo de 1865 tuvo lugar en Pamplona un hecho extraordinario que marcaría el devenir sociocultural de la ciudad. Ese día, bajo la dirección de Joaquín Maya, ofreció su primer concierto el Orfeón Pamplonés, sociedad coral nacida por impulso de once socios suscriptores, presididos por Conrado García. Sus fines fundacionales no eran otros que “Difundir la instrucción musical entre los obreros, y robustecer su moralidad para que la gloria y buenas costumbres de Navarra resalten con todo su esplendor y en todas ocasiones”, tal y como se expresaba en la Memoria Artística de 1892.