Ud. está aquíInicio / Scherzo / XXVI / Scherzo, Abril 2011, Año 26, No. 262

Scherzo, Abril 2011, Año 26, No. 262


Eduardo López Banzo, descubriendo a Nebra

Imagen Portada

NOTICIAS

17/11/2017 | Yago Mahúgo aborda la versión para fortepiano " Las Siete Últimas Palabras de Cristo en la Cruz" de Haydn 
17/11/2017 | Lang Lang cancela sus recitales en el Teatro Real y el Auditori de Barcelona 
17/11/2017 | Josu de Solaun vuelve al Festival de Piano Rafael Orozco de Córdoba 


OPINIÓN | Decepcionante

Decepcionante

La primera temporada totalmente diseñada por Gerard Mortier como director artístico del Teatro Real corresponde en su contenido al perfil que conocíamos de su artífice y que también conocían sus contratadores. Nada, por tanto, sorprendente en ella desde ese punto de vista. En lo que se refiere al interés del común de los mortales, entre los que hay también personas inteligentes, se echa de menos, por ejemplo, algún título de Haendel, Verdi, Puccini, Donizetti, Bellini, Rossini o Wagner —el que hay es en versión de concierto. ¿Por qué?



ENTREVISTA | Eduardo López Banzo

Eduardo López Banzo

Eduardo López Banzo (Zaragoza, 1961) y su agrupación, Al Ayre Español, acaban de publicar en el sello Challenge Esta dulzura amable, grabación dedicada a José de Nebra (1702-1768), uno de los compositores en los que el director, musicólogo y clavecinista es reputado especialista. En tiempos de globalización, en los que una referencia discográfica de este tipo tiene repercusión en cualquier rincón del planeta, el trabajo diseñado por López Banzo tiene, curiosamente, un cierto aire artesano a la vez que exclusivo.



REPORTAJE | El mercado de las grabaciones de música clásica (I)

El mercado de las grabaciones de música clásica (I)

En estos tiempos de dificultades económicas en todo el mundo y de cambios tecnológicos sin precedentes, ¿hasta qué punto es estable el mercado de las grabaciones de música clásica? ¿Representa algo más que un pequeño segmento de un mercado mucho más grande de grabaciones globales dominado por el pop y el rock —que actualmente sufren de una dramática reducción de ventas— y funcionando según sus normas? ¿O tal vez funciona el mercado clásico de forma diferente? ¿Tiene capacidad para vivir por sus propios medios?