Ud. está aquíInicio / Scherzo / XXVII / Scherzo, Junio 2012, Año 27, No. 275

Scherzo, Junio 2012, Año 27, No. 275


  Daniel Barenboim, ética y estética

Imagen Portada

NOTICIAS

24/11/2017 | Ensemble 442 interpreta a Debussy y Chaikosvki el ciclo “Fascinación Mutua” 
24/11/2017 | El grupo LUX:NM debuta en España con un concierto en el MEIAC de Badajoz 
24/11/2017 | Joaquín Achúcarro celebra este fin de semana su 85 cumpleaños con la ONE 


OPINIÓN | Movimientos y oportunidades

Movimientos y oportunidades

Cuando aparezca este número de SCHERZO se estará celebrando Classical: Next, el encuentro profesional del mundo de la música clásica que, si todo marcha como es de esperar, sustituirá de hecho a ese hoy más bien lánguido MIDEM al que tantos han dado la espalda como lugar de reunión anual para el sector. SCHERZO informará a sus lectores de cómo se ha desarrollado la nueva feria muniquesa y de cuáles han sido las expectativas que ha abierto, las que ha empezado a cumplir y si podemos o no esperar en ella un vehículo más para la recuperación del sector.



ENTREVISTA | Daniel Barenboim

Daniel Barenboim

Desde su puesta en marcha, Daniel Barenboim ha mostrado una especial sensibilidad hacia la West-Eastern Divan, cristalización de la idea gestada junto a Edward Said de convertir la música en un vehículo de entendimiento entre las comunidades israelí y palestina, dando validez a la consigna “lo imposible es mucho más fácil de hacer que lo difícil”. El apoyo está siendo notablemente mayor en los últimos tiempos.



OPINIÓN | Schoenberg lo sabía

Schoenberg lo sabía

Los mitos más arraigados de la música clásica son resistentes a la luz de la razón. Por mucho que se demuestre lo contrario, la gente sigue empeñada en que Bach escribió las Variaciones Goldberg para dormir a un hombre rico, que las primeras notas de la Quinta Sinfonía de Beethoven son en realidad su casera dando golpes a su puerta para que pague el alquiler y que Chaikovski se murió después de beber un vaso de agua en una temporada libre de cólera. Bueno, qué más da, se dicen, y todos siguen repitiendo sin más las desprestigiadas leyendas.