Ud. está aquíInicio /  Mayo 2014 / Entrevista / Yuja Wang

Yuja Wang



Yuja Wang

Nacida en Beijing en 1987, Yuja Wang es la primera mujer que ha sobresalido entre la prodigiosa generación de jóvenes pianistas nacidos en China, donde goza de gran popularidad. Lo demuestra su presencia a finales de este mes invitada por la Sinfónica de Shanghai y la Filarmónica China, con las que interpretará la Rapsodia in blue, de Gershwin, gesto al país donde se formó, y las Variaciones sobre un tema de Paganini de Rachmaninov, compositor con quien se siente como pez en el agua. Como muestra, ahí está el Tercer Concierto para piano de este compositor del reciente disco de Yuja con la Orquesta Simón Bolívar a las órdenes de Gustavo Dudamel, que incluye además el Segundo de Prokofiev. Antes de su viaje a Oriente, Yuja ofrecerá tres recitales en España. Tras el del día 7 en el Auditorio Nacional de Madrid dentro del Ciclo de Grandes Intérpretes de la Fundación Scherzo, se la podrá escuchar en Zaragoza (11) y Sevilla (13). Cambiando formato, en la segunda quincena de octubre volverá a visitarnos. Será con Leonidas Kavakos, presentando en Madrid y Bilbao la grabación realizada con el violinista griego de las Sonatas de Brahms, que estos días aparecen en el mercado.

¿Le vino bien ganar el concurso de Calgary, con sólo doce años?

No me sirvió para nada [risas]. Pero es que cuando pienso en concursos, creo que no son necesarios. No estoy a favor de ellos. Y es que frente a unos artistas que poseen un cierto grado de calidad, es muy difícil determinar cuál es el mejor respecto a los otros. No estamos hablando de olimpiadas; no somos atletas.

Tiene gracia que todos ustedes, llegados a un cierto nivel, reniegan de los concursos.

Porque ahora tengo otro concepto de ellos. Lo que no impide que compitiese siendo más joven. Entonces me resultaban atractivos porque me animaban a trabajar más duro y me servían para motivarme.

¿Cómo se explica que China se haya convertido de unos años a esta parte en cantera de músicos?

No lo sé, pero es cierto que hoy son muchísimos los niños de mi país interesados por la música clásica. Por supuesto que han sido decisivos los cambios económicos y políticos que allí se han producido y han supuesto una mayor apertura al resto del mundo. Puede que antes nadie se preocupara por el talento que allí había.

Esa atracción, ¿se da sólo por el piano?

Es interesante pensarlo. Pero sí: yo diría que el fenómeno tiene que ver más con el piano como instrumento, aunque también hay muchos violinistas.

¿Mantiene alguna relación con Yundi y Lang Lang?

Realmente no. Ambos me sacan cinco años, porque nacieron en 1982. Con Lang Lang compartí profesores en China y en América. Pero no coincidimos en las clases. Cuando él dejaba la escuela, yo llegaba, y nunca nos preguntamos cómo iban las cosas ni nada de eso. Con Yundi, siendo muy joven, coincidí en un concurso y hace poco nos hemos visto después de mucho tiempo.

En el caso de tener que interpretar un concierto para dos pianos ¿A quién elegiría?

[Ríe]. El pianista candidato no creo que fuese ninguno de los dos de los que hablábamos. Mi opción iría por otro lado. No me veo tocando con ellos. (...)

¿Cómo trabaja con las batutas de la nueva generación? ¿Aprende tanto de ellos como de los más curtidos? Pronto tocará con Harding; acaba de hacerlo en Los Ángeles y Nueva York con Dudamel, con
quien ha grabado el doblete Rachmaninov-Prokofiev…

Respeto a todos ellos, pero hay dos nombres muy especiales para mí: Abbado y Dudamel, que me recuerda muchísimo a Claudio, que me dirigió con la Mahler Chamber Orchestra y con la Orquesta del Festival de Lucerna. En el caso de Gustavo, que es otro grande, ocurre lo mismo. He tocado con él tanto con su orquesta de Los Ángeles como con la Simón Bolívar y se nota que en las dos ha fijado su impronta. De Gustavo aprendo mucho. Es divertido, poderoso… Me nutre su energía. Transmite una fuerza especial, imposible de describir con palabras. Aprendes algo nuevo en cada concierto gracias a su espontaneidad. (...)

Juan Antonio Llorente
(Extracto de la entrevista publicada en el nº 296 de Scherzo, mayo de 2014)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualquiera de las tres secciones en la que la hemos dividido: Dosier, Discos o Actualidad (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter