Ud. está aquíInicio /  Enero 2014 / Opinión / Reflejando un esfuerzo

Reflejando un esfuerzo



Reflejando un esfuerzo

El resultado de los galardones que otorga la Fundación Premios Líricos Teatro Campoamor ha sido este año especialmente aleccionador. En primer lugar, y no es poca cosa, porque se siguen presentando los teatros —que son, junto al jurado, quienes proponen candidaturas— en número parecido al de las convocatorias anteriores, lo que supone que la crisis continúa pero las propias temporadas líricas siguen peleando por salir de ella. Y luego, naturalmente, porque sus resultados son un buen síntoma del momento presente y de los modos de abordarlo por parte de una actividad que le ve muy de cerca las orejas al lobo. Por ejemplo, pensemos en los premios concedidos a la mejor producción, a la mejor dirección escénica y a la mejor producción de ópera española. En los tres casos se trata de propuestas realizadas por teatros no de primera fila en cuanto a sus presupuestos pero sí en lo que toca a la imaginación que le ponen sus responsables a la hora de programar con criterio, a la vez, artístico y económico. La producción de Il mondo della luna de Haydn del Teatro Arriaga —que también presentaba El caserío de Guridi con el que Ainhoa Arteta triunfara en la categoría de cantante de zarzuela— demuestra cómo esa economía de medios no significa falta de brillantez —y menos aún si está de por medio Emilio Sagi— mientras con la puesta en escena de Pepita Jiménez de Albéniz —en su versión original— los Teatros del Canal de Madrid recuperaban patrimonio a la par que revelaban todas las bellezas de una obra interpretada, con eficacia dramática y sin trampas, por Calixto Bieito. Los dos han sido montajes decididamente operísticos y no sólo teatrales, lo que no deja de poner en evidencia que al fin cada género tiene su lenguaje propio y es la ópera la que engloba a todos.

Significativo es también que tres teatros coincidieran, con excelente olfato, en situar al tenor Gregory Kunde al frente de sus repartos: el Palau de les Arts de Valencia —Otello—, ABAO —Vísperas sicilianas— y Liceu —El pirata. Kunde ha alcanzado en la madurez vital su mejor momento canoro y lo ha hecho encarnando alguno de los papeles más difíciles del repertorio. Le acompaña en el galardón como mejor cantante del año la imparable georgiana Nino Machaidze por su Donna Fiorilla en Sevilla, y su Thaïs en el Liceu. La revelación ha sido Carmen Romeu —por actuaciones en ABAO, Valencia y Zarzuela—, una cantante presente en casi todas las temporadas españolas y que demuestra que la cantera no se agota. La mejor dirección musical ha sido para Riccardo Chailly, un maestro con magníficas relaciones con el Palau de les Arts de Valencia —el galardón lo es por su La bohème allí— que ejemplifica cómo en ocasiones esas conexiones personales ayudan a llegar donde el dinero de un caché no alcanza —pero hay que saber hacerlo. Y en cuanto al ganador de toda una carrera parece que ya era hora de que a Pedro Lavirgen se le reconociera su valor, su clase, su entrega y, naturalmente, su arte.

De todos estos espectáculos e intérpretes, informó SCHERZO en su día. Párrafo aparte merecen las instituciones premiadas este año. El ICCMU por su trabajo en pro de la recuperación patrimonial y la Asociación de Amigos de la Ópera de Madrid en su cincuentenario. Déjennos que hagamos un poco de énfasis en lo que la AAOM ha significado para la lírica en la capital, su aportación económica, artística, pedagógica, material y moral a la hora de recuperar, mantener y acrecentar la actividad operística, también, y ello es especialmente importante, en lo que respecta a la formación de nuevos cantantes y de nuevos públicos con becas, programas pedagógicos y ciclos de conferencias. No es fácil medir el alcance de una tarea que entre otras cosas ayuda a desmentir, si hiciera falta, esa contumaz afirmación de que en Madrid no hubo ópera hasta que alguien llegó con aires redentores.

En definitiva, un año más de Premios Líricos y un año más de reflexión sobre lo que el país ofrece cada temporada en sus teatros. Todo ello acorde a una realidad que pone las cosas muy difíciles pero también reflejo del intento por seguir haciendo de la cultura uno de nuestros mejores haberes.

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualqiera de las tres secciones en la que la hemos dividido: Dosier, Discos o Actualidad (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter