Ud. está aquíInicio / Recuperación de "La malquerida", de Penella, en los Teatros del Canal de Madrid

Recuperación de "La malquerida", de Penella, en los Teatros del Canal de Madrid


Enrique Mejías García

El próximo 28 de febrero se estrenará en los Teatros del Canal de Madrid una zarzuela de la que muy poco o nada se conoce: La malquerida, de Manuel Penella (1880-1939). Estrenada el 12 de abril de 1935 en el Teatro Victoria de Barcelona, se trata de la última zarzuela del amplio catálogo del compositor de Las musas latinas. Además, como en el caso de El gato montés o Don Gil de Alcalá, fue el propio Penella quien se encargó de elaborar el libreto de este drama lírico en tres actos que, como es fácil adivinar, está basado en el drama homónimo original de Jacinto Benavente.

Cuando Penella decidió componer en los años 30 del siglo pasado una adaptación musical del drama rural benaventiano, la obra teatral era ya un título de absoluto repertorio conocido por la inmensa mayoría de los espectadores. La malquerida había sido estrenada por la compañía de María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza más de dos décadas antes, en 1913; en el ínterin a Benavente se le había otorgado el preciado Nobel de literatura en 1922. Penella, por tanto, apostaba sobre seguro, aunque precisamente por tratarse de un texto consagrado en su labor como libretista se limitaría a abreviar algunas escenas y a propiciar las ocasiones para introducir los números musicales. En esta labor sería bendecido por el propio Benavente, que asistió al estreno de la zarzuela y con quien se repartió a partes iguales los derechos de autor de la adaptación.

El drama de origen quedó así transfigurado en una vibrante zarzuela rural (no tanto regionalista) que nos remite a títulos coetáneos como El cantar del arriero de Díaz Giles o El ama de Guerrero. Es interesante constatar cómo en su trabajo Penella debió prestar atención a ciertos códigos del género lírico inexistentes en la obra teatral como la inevitable pareja de cómicos, la danza popular o, por supuesto, la presencia de un coro. El resultado final fue el de una zarzuela dramática con momentos de alta intensidad lírica equilibrados con otros números más convencionales, pero inspirados, para los cómicos y el coro. Tras su estreno barcelonés en la primavera de 1935 ("el más extraordinario registrado en Barcelona desde hace años" según el crítico de El Sol) La malquerida inició una pequeña gira que la llevó por varias provincias del levante español con la misma compañía del Victoria encabezada por Pablo Gorgé y Matilde Martín. Al estallar la guerra civil, como es sabido, Penella partió con su repertorio hacia Argentina y posteriormente a Méjico donde –podemos suponer– la zarzuela sería representada por última vez.

La puesta en escena que prepara Emilio López para esta recuperación en los Teatros del Canal en coproducción con el Palau de les Arts Reina Sofía de Valencia, nos remitirá precisamente al Méjico de Cárdenas del Río donde Penella fallecería con apenas 59 años de edad en 1939. Diez años después el mítico director Emilio Fernández dirigiría una importante adaptación cinematográfica de sabor campirano protagonizada por Dolores del Río y Pedro Armendáriz. Según puede leerse en la web del Canal, el director de escena ambientará la zarzuela en unos estudios cinematográficos de aquella época haciendo un guiño al país donde La malquerida de Benavente ha vuelto a ser una obra popular después del enorme éxito en 2014 de una adaptación como telenovela.

Foto 1: María Guerrero y Fernando Díaz de Mendoza en el estreno de La malquerida de Benavente (La Ilustración Artística, 22-12-1913)

Foto 2: Portada del manuscrito orquestal de Manuel Penella (Archivo SGAE)