Ud. está aquíInicio / Abril 2015 / Entrevista / Piotr Beczala

Piotr Beczala



Piotr Beczala

Ha querido Piotr Beczala (1966) reivindicar París como capital operística en su último disco de arias, The French Collection (DG), que canta en un solo idioma pero recurriendo a todos los tiempos verbales: del Werther que debutó en Linz con 25 años al Don José que encarnará pronto sobre el escenario. El maestro Alain Altinoglu, la soprano Diana Damrau y los músicos de la Orquesta de la Ópera Nacional de Lyon acompañan al tenor polaco en este recorrido por los papeles fundamentales de su carrera (Romeo, Des Grieux, Fausto…), en el que tiene tiempo también de reconciliarse con Don Carlos, sorprender con alguna incursión en el bel canto y terminar de postularse como el nuevo gran tenor lírico verdiano, a la espera de su esperado debut como Lohengrin en 2016.

(...) ¿Qué hace del francés un idioma particularmente idóneo para la ópera?

Cada idioma obedece a una forma melódica diferente. No se puede decir que uno sea más musical que otro, pero desde luego que cada lenguaje tiene un efecto diferente sobre la línea de canto. En el caso del francés, el ataque del tono es más suave y ligero que, por ejemplo, el del italiano. La explicación está en los sonidos vocales intermedios y en las frases, que son más largas. Encontramos varios ejemplos de esto en La favorita de Donizetti, cuyas versiones en francés e italiano difieren mucho en cuanto a la forma de abordar las notas altas. Además, en los compositores franceses, sobre todo en el caso de Massenet, la orquestación está muy ligada a la línea de canto, es decir, que no es un mero acompañamiento, ni otra voz salida de la garganta del foso, como ocurre en algunas óperas de Verdi.

Si el idioma es tan importante, ¿por qué no siempre se entiende lo que se canta?

La ópera ha cambiado mucho en ese sentido. A principios del siglo pasado, el foso estaba más bajo, la orquesta menos concurrida, a veces incluso se cubría con una lona, como sigue ocurriendo en Bayreuth. Ni siquiera Richard Strauss, Wagner o Puccini sonaban como lo hacen hoy. Los cantantes se paseaban por el proscenio, cerca del público, y puesto que no tenían que crear tanto sonido podían pronunciar mejor lo que cantaban. Eso ahora es imposible. Los teatros tienen unas dimensiones enormes, las orquestas casi están sobre el escenario y algunos directores de escena nos obligan a cantar entre bambalinas. Cada época tiene sus ventajas y sus inconvenientes…

El disco sorprende por su variedad. ¿Cuál ha sido el criterio para la selección de las arias?

Por un lado están los roles que he cantado y conozco bien: Des Grieux, Werther, Roméo o los Faust de Gounod y Berlioz, que hice, por cierto, hace un par de temporadas en Madrid. Por otro, los roles que no había cantado antes, como el Dom Sébastien de Donizetti o el Don Carlos de Verdi, pero que no podían faltar en un recopilatorio de grandes óperas en francés. El resultado, por tanto, abarca un amplio espectro, desde arias ligeras de bel canto hasta roles más dramáticos, como el Rodrigue de Massenet o el Don José de Bizet. Por último, he incluido La dame blanche de Boieldieu como tributo a mi admirado Nicolai Gedda.

¿Tiene previsto debutar el Don José sobre el escenario?

Es un proyecto que está sobre la mesa, pero habrá de esperar, al menos, hasta 2020. De momento, lo he incluido en mis recitales, que es la antesala del debut sobre el escenario.

En el disco, Don José aparece entre dos donizettis. ¿Ha querido con ello reivindicar el “bel canto bizetiano”?

Me alegro de que me haga esa pregunta porque no creo que el bel canto sea algo exclusivo de Rossini, Bellini o Donizetti, sino que tiene que ver con una manera de sacarle partido y brillo a la voz. Aunque ya no hago bel canto con voz plena como en mis comienzos, tengo muy claro que Bizet, ¡e incluso Wagner!, pueden interpretarse recurriendo al bel canto, de la misma manera que también es posible abordar un aria de Bellini renunciando al virtuosismo. El bel canto, por lo tanto, reside en la voz, si bien resulta incompatible con ciertos repertorios que requieren de otro tipo de expresividad, como es el caso del verismo. (...)

Benjamín G. Rosado

(Extracto de la entrevista publicada en el nº 306 de Scherzo, abril de 2015)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualqiera de las tres secciones en la que la hemos dividido: Dosier, Discos o Actualidad (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter