Ud. está aquíInicio / Diciembre 2017 / Con nombre propio / Pablo Heras-Casado

Pablo Heras-Casado



Pablo Heras-Casado

“Quiero que Granada juegue en la liga de los grandes festivales de verano europeos”. El anuncio el pasado mes de febrero del nombramiento de Pablo Heras-Casado como nuevo director del Festival de Granada estuvo, como no podía ser de otra manera, envuelto en una cierta polémica, tanto por los procedimientos de elección como por la propia personalidad del artista. Heras-Casado es uno de los músicos españoles con mayor proyección internacional, con una impresionante trayectoria que, pese a su juventud, le ha llevado a dirigir a prácticamente todas las mejores orquestas del mundo, lo que ha provocado cierta suspicacia acerca del grado de implicación que un artista con una agenda tan colmada será capaz de conceder a un festival legendario que, sin embargo, pide a gritos una renovación profunda. SCHERZO ha querido conocer de primera mano las ideas de este granadino universal para terminar de situar Granada en el circuito de los grandes festivales de verano del mundo, labor ante la que, según se desprende de la conversación que mantuvimos en noviembre, se muestra tan ilusionado como pletórico de ideas. El pasado 1 de septiembre tomó las riendas del festival, y ya está preparando la edición de 2018, la primera de la ‘era Heras’.

(...) Hay una pregunta que mucha gente se hace: con la tremenda agenda internacional que tiene, ¿va a poder dedicarle realmente tiempo al festival? 

En primer lugar hay que decir que mi situación no es nueva, tiene bastantes precedentes. Pensemos en Barenboim, o en Pierre Audi, artistas en activo que dirigen festivales y teatros de ópera sin renunciar por ello a su itinerancia. Dirigir un festival como Granada es un trabajo en equipo, y lo fundamental es contar con personas de confianza que estén, por decirlo así, a pie de obra, y saber delegar en ellas. En mi caso, evidentemente, la presencia física tiene que estar muy bien planificada, porque es muy importante estar ahí en la ciudad, con las instituciones, con el público, con los medios de comunicación... Pero el trabajo que hago gestionando mis propios proyectos, que requiere mucha programación, tanto logística como de selección, lo hago siempre en itinerancia. Para mí, se trata de incorporar el festival en mi agenda y en mi día a día, empleando en ello el mismo dinamismo que tengo cuando estoy trabajando desde cualquier lugar del mundo en cualquier proyecto que hago. Ahora mismo estamos intentando organizar todo este engranaje.

¿Hasta qué punto el festival sigue siendo importante para la imagen de la ciudad?

El festival sigue siendo muy querido y muy importante para los granadinos, pero es cierto que se ha diluido un poco esa imagen de gran evento. Es muy importante recuperar la sensación patrimonial del festival para los propios granadinos, que lo sientan tan suyo como la propia Alhambra; y al mismo tiempo es importante que este localismo trascienda. Lorca es nuestro, pero también es universal, y el festival debe ser así. Dicho esto, la tarea principal que se me ha encomendado es la de internacionalizar el festival, y esto implica muchas más acciones que las meramente publicitarias. Para internacionalizarlo hay que otorgarle una cualidad de evento único y diferente, y a partir de ahí abrirlo al mundo. Granada tiene que ser un festival que no se parezca a ningún otro; el festival ha nacido y se ha desarrollado a través de una serie de relaciones transversales con la ciudad y con su historia, con los artistas que han vivido y pasado por Granada, y que no incluye solamente las sesenta y seis ediciones oficiales, sino que se remonta a 1883, cuando la ciudad empieza a organizar conciertos en torno a su festividad del Corpus Christi. Eso se convierte en una tradición, y luego esta se convierte en un festival. Esto no lo tiene ninguna otra ciudad del mundo, y es lo primero que hay que contar. Hay que dotar al festival de este importante núcleo dramatúrgico, histórico y cultural, desde el que elaborar un discurso propio. Yo me aventuro a decir con pasión que Granada tiene que jugar en la liga de los grandes festivales de verano de Europa. Ninguno tiene una raíz y una personalidad tan fuerte, ni siquiera Salzburgo.

¿Y se ha marcado un plazo de tiempo para conseguirlo?

Yo tengo un contrato de cuatro años, y pienso hasta ahí. 

¿Cuáles son a su juicio los principales problemas que a día de hoy tiene el festival, y cuál es su diagnóstico y sus ideas para redimensionarlo?

No me gusta pensar tanto en problemas como en retos o desafíos. El propio festival como estructura, tanto física como institucional, apenas ha cambiado en mucho tiempo. En diversas etapas se ha ido enfocando y reenfocando la programación de diferentes maneras, pero se le ha hecho muy poco caso a la propia estructura del festival. Soy consciente de que he aterrizado hace pocos meses y para la edición de 2018 cuento con poco margen, ya que la prioridad es montar una programación y hacerlo lo antes posible. Pero sí que tengo en mente adelantar los plazos que históricamente ha tenido el festival, así como remodelar y reestructurar el organigrama del festival según sus necesidades. Hay que prestar más atención a la comunicación, a las redes sociales, a la página web, a los convenios de colaboración, a la propia sede del festival, que ha ido cambiando en función de los lugares que la administración le iba cediendo... Son, diríamos, los primeros pasos para poder construir un nuevo discurso del festival. Y hay otra cosa importante: el consorcio del festival tiene que convertirse en una fundación, para poder tener una estructura administrativa más flexible en cuanto a patrocinadores, a toma de decisiones financieras, etc. (...)

Juan Lucas

(Extracto de la entrevista publicada en el nº 335 de SCHERZO, de diciembre de 2017)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 5 Euros) o en papel (precio: 8,50 Euros) así como cualquiera de las secciones de las que hacemos separatas: Dosier o Discos (precio de cada sección: 2,50 Euros, solo disponibles en PDF).

También está disponible la suscripción online (precio: 50 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter