Ud. está aquíInicio / NECROLOGÍA: En la muerte de Lothar Siemens

NECROLOGÍA: En la muerte de Lothar Siemens


Pompeyo Pérez Díaz

Ha muerto en Gran Canaria, su isla natal, Lothar Siemens Hernández (1941-2017). No voy a hacer aquí una exposición pormenorizada de su amplio curriculum, de fácil acceso, para quien desee explorar los detalles, en la red o en los obituarios que sin duda se están publicando. Baste recordar su formación académica en España y Alemania, su condición de relevante musicólogo (dirigió la Revista de Musicología de la Sociedad Española de Musicología entre 1983 y 1991, y presidió dicha entidad entre 2007 y 2014, además de publicar unos 140 libros y artículos), de compositor y de empresario. Coleccionista ávido, recuerdo cómo me contaba que numerosos libreros de la Península lo avisaban cuando encontraban algún ejemplar de libro centenario, sobre todo de tema musical. Hace un tiempo donó a la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria su biblioteca, compuesta por unos 7.000 volúmenes. Como director de El Museo Canario, transformó esta institución en un centro cultural y museístico de primer orden, además de dotarlo de un Departamento de Musicología.

Pionero en el estudio académico del folklore isleño, sus aportaciones se convirtieron en referenciales, además de básicas a la hora de desmontar determinados mitos sobre el guanchismo que a menudo se asumían sin poner atención en la falta de evidencias al respecto. También fue miembro fundador de COSIMTE y PROMUSCAN, asociaciones que en ambas provincias canarias impulsan la recuperación del patrimonio musical de las islas, la investigación musicológica y, de manera muy relevante, incentivan y divulgan la creación musical contemporánea surgida en Canarias.

Académico (por tres instituciones diferentes) y Premio Canarias, uno de sus rasgos fue, sin embargo, no callarse nunca lo que pensaba, y criticar sin ambages determinadas circunstancias de la política cultural canaria cuando lo creyó necesario. Autor de una variada obra compositiva, en algunas óperas de cámara como El encargo político o El moro de la patera, no desaprovechó la ocasión de satirizar algunos aspectos políticos y económicos de nuestro entorno (extrapolables sin duda a otras áreas de la geografía española).

Conocí a Lothar Siemens cuando investigaba la historia de la guitarra en Canarias como trabajo final de mis cursos de doctorado. Su apoyo resultó espléndido, se entusiasmó con la idea y me abrió las puertas del archivo de El Museo Canario. Animado por su acogida me atreví a pedirle que compusiera alguna pieza para guitarra, instrumento que tocaba pero para el que nunca había escrito. No se lo pensó dos veces y me dedicó Modos de retórica, obra en cuatro movimientos escrita en su estilo más habitual cuando abordaba la música instrumental: tonalidad ampliada y cierta introversión expresiva que otorga a sus composiciones un carácter reflexivo e intelectual. La estrené en el conservatorio, en un concierto organizado por COSIMTE. En 2003 tuve el placer y el honor de formar parte de su tribunal de tesis en la Universidad de La Laguna. Tras darle vueltas a ese trabajo etnológico durante varias décadas, se decidió por fin a presentarlo para alegría de todos.

Siempre fue una persona curiosa y llena de entusiasmo. Descanse en paz.