Ud. está aquíInicio / Muere Stanislaw Skrowaczewski

Muere Stanislaw Skrowaczewski


Con sus 93 años cumplidos, y todavía en activo, Stanislaw Skrowaczewski era el patriarca de los directores de orquesta; hasta ayer, 21 de febrero, día en que nos ha llegado la noticia del fallecimiento en Minneapolis de este insigne director polaco natural de Lwów (actualmente Ucrania), cuya carrera se desarrolló fundamentalmente en los Estados Unidos a partir de la invitación que le cursó George Szell a fines de la década de 1950 para dirigir a la Orquesta de Cleveland. En 1960 se convirtió en director titular de la Orquesta de Minneapolis (más tarde Orquesta de de Minnesota), centuria a la que ha permanecido ligado a todo lo largo de su extensísima carrera. Otras orquestas con las que mantuvo estrecha relación profesional fueron la Hallé Orchestra, la Milwaukee Symphony Orchestran, la Sinfónica de Utah e incluso la Orquesta de Filadelfia.

Skrowaczewski fue un sólido traductor del gran sinfonismo germánico, de Beethoven a Bruckner, además de un lúcido y vibrante defensor del repertorio eslavo, con las sinfonías de Shostakovich como una de sus puntas de lanza. A principios de este siglo realizó una grabación de la integral sinfónica de Anton Bruckner al frente de la Deutsche Radio Philharmonie Saarbrücken Kaiserlauten que hoy sigue siendo considerada como una de las más interesantes aproximaciones a las grandes catedrales sinfónicas del compositor y organista austriaco.

Skrowaczewski hizo también sus pinitos como compositor, y entre sus obras hallamos dos obras que fueron nominadas al prestigioso Premio Pulitzer: Passacaglia Immaginaria, estrenada en 1997, y Concierto para orquesta, de 1998. Entre los galardones con los que fue honrado figuran la Medalla de Honor Kilenyi de la Sociedad Bruckner de América y la Medalla de Oro de la Sociedad Mahler-Bruckner. 

En España mantuvo una buena relación en los últimos años con la Orquesta Sinfónica de Galicia. Su última actuación gallega tuvo lugar en 2014, con un programa en el que dirigió el Concierto para piano nº1 de Beethoven (con Francesco Piamontesi como solista) y la Cuarta sinfonía de Bruckner.