Ud. está aquíInicio / Septiembre 2018 / Discos / Mikhail Pochekin

Mikhail Pochekin



Mikhail Pochekin

Mikhail Pochekin está considerado uno de los violinistas más brillantes de las últimas generaciones. Nació en 1990, en el seno de una familia de músicos. Su padre, Yuri, es un afamado lutier establecido en la localidad madrileña de Becerril de la Sierra desde hace años. Su madre, Elena, es profesora de violín. Y su hermano, Ivan, es también violinista, además de violista. Precisamente con él ha grabado un disco de dúos, editado por el sello Melodiya. Mikhail es un violinista de musicalidad emocionante y de técnica impresionante. Es inteligente —habla ruso, español, inglés y alemán—, campechano y entusiasta. Y tiene muy claro su compromiso de hacer llegar la música a todo tipo de público. La entrevista transcurre en ese español de acento ruso tan peculiarmente suyo.

(...) Ya que ha mencionado a su hermano, ¿qué le aporta tocar con él?

Llevamos juntos casi toda la vida. Hemos ido a la escuela juntos, hemos tenido los mismos profesores... Por eso nuestro dúo es tan especial; llevamos ya seis o siete años con él. También tocamos con otros músicos, en trío o cuarteto. Somos muy distintos. Nuestro disco se llama “La unidad de los contrarios” (“The Pochekin Brothers - The Unity of Opposites”, del sello Melodiya), porque aún siendo dos partes distintas, logramos unirnos. El dúo es nuestra forma de trabajo y de ser.

¿Qué destacaría de su hermano?

Ivan es un virtuoso. Tiene su propio mundo musical, muy interesante. Habla poco, pero siente mucho, no solo al hablar, sino también al tocar. Cuando tocamos, es como hablar con un amigo, no con palabras, sino con sonidos.

¿Y qué diría él de usted?

No sé. No soy tan virtuoso como él. Puedo preguntárselo, le llamo y que me lo diga. [Dos días después de esta entrevista, me llega el mensaje de Ivan respecto a su hermano: “Mikhail es como mi conciencia musical. Psicológicamente, siempre buscamos un equilibrio entre ambos. Cuando ensayamos, trabajamos la obra de modo muy serio y escrupuloso. Sin embargo, en nuestra interpretación en el escenario, siempre aparecen versiones inesperadas y espontáneas. Apreciamos mucho ese momento de crear música y nuevas ideas”].

¿Y qué me dice del disco?

La selección de las obras la he hecho yo. El CD se divide en dos partes: la primera, clásica, con obras para violín y viola de Michael Haydn y Mozart, ambas escritas el mismo año; la segunda, con obras de dos compositores rusos Reinhold Glière y Prokofiev, este último alumno del primero.

Me encantan los 12 dúos para violín de Glière, para mí el plato fuerte del CD…

Cada dúo es como una pequeña acuarela. Es una pena que no sean más conocidos. Pero todas las obras del cd son importantes. Están interconectadas. Si quitas una, el programa se queda cojo.(...)

 

Michael Thallium

(Extracto de la entrevista publicada en el nº 343 de SCHERZO, de septiembre de 2018)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter