Ud. está aquíInicio / Julio-Agosto 2013 / Opinión / Malas noticias para la industria cultural

Malas noticias para la industria cultural



Malas noticias para la industria cultural

El casi simultáneo cierre de Harmonia Mundi Iberica y de Diverdi es una noticia doblemente mala para la industria cultural española. Y recalcamos lo de industria y lo de cultural pues la música clásica y, por tanto, sus medios de reproducción, lo son tan de pleno derecho como cualquier otra manifestación artística. Parecía inexorable que la crisis llegara a las distribuidoras de discos, ese eslabón entre fabricante y vendedor que cuando no hay vendedor —porque desaparecen esos espacios— ni comprador —porque la crisis aprieta— carece de sentido. Se trataba de dos empresas fundamentales para el equilibrio del sistema comercial del disco en España. HMI y Diverdi eran, además de distribuidores, vendedores, es decir, ofertaban su producto directamente. HMI era, además, productora, tenía sus propios artistas en distintos géneros que en su momento pasaban a la casa madre, como sucedió en los casos del Cuarteto Casals o de Javier Perianes. Ellos salvan su vertiente internacional mientras la parte del catálogo que dependía exclusivamente del mercado español deberá buscarse la vida probablemente por su cuenta. En el caso de Diverdi, el valor añadido —la enorme variedad de propuestas, la información sobre el producto, la edición mensual de un atractivo boletín promocional y la venta por correo— no ha resultado suficiente: el posible cliente se informaba en su página web y compraba en otro sitio más barato. El mercado es así, no cabe duda, y en tiempos de crisis el precio puro y duro reina sobre cualquier otra consideración, incluido lo que podríamos llamar la afinidad del comprador con un catálogo o con una filosofía empresarial. Pero ese mismo mercado en el que se reúnen vendedor y comprador se estrecha peligrosamente con ausencias como las de HM o Diverdi en España y otras en el panorama internacional. Y lo hace tendiendo peligrosamente hacia una situación de desequilibrio en la oferta con dos grandes gigantes ocupando un espacio cada vez mayor: la poderosísima Naxos como distribuidora y la no menos potente Amazon como vendedora —recientes están las declaraciones alertando de ese peligro de los responsables de cultura de Francia y Reino Unido. En España se producirán, necesariamente, movimientos importantes. Incluso habrá que esperar a saber cómo HM reorganiza su promoción y su distribución en un mercado que, con menos gastos generales como empresa, debiera seguir interesándole —la otra alternativa es fiar información y venta exclusivamente a la red. O a comprobar si una parte de Diverdi —una empresa imaginativa y creadora— resurge de sus cenizas todavía calientes. O qué hará Ferysa —sin competencia en el segmento— ante la oportunidad con la que, sin querer, se ha encontrado. De ello dependerá el futuro de la distribución convencional de discos en España. El resto pasará por una reflexión muy seria sobre la realidad que irá desde la posibilidad o no de refundar un punto de venta de verdadera cercanía con el consumidor y de hacer de internet una herramienta capaz de dar algo más que un producto barato. Si no, sólo Amazon sobrevivirá y el mercado, en su libertad, habrá decidido rendirse a una posibilidad única.

Todo pareciera juntarse hoy en contra de la cultura. Y de todo eso, en el fondo, lo menos censurable es precisamente ese mercado al que se culpa de todos los males pero que no hace sino seguir sus reglas sin que nadie le proponga pautas mejores. Y para mala pauta, ahí está el descenso brutal de la asistencia a espectáculos a causa del incremento del IVA. Tan cierto y tan peligroso que el ministro Wert, siempre seguro de sí y orgulloso de crecerse con el castigo, ha llegado a alarmarse seriamente con lo que eso puede suponer para un sector del que, en la medida que le corresponde, que es mucha, también es responsable. Y, en ese contexto, naturalmente, volver a recordar las calamidades que acechan a la Orquesta Sinfónica de la Radio Televisión Española en forma de cambios en la  contratación de sus miembros, víctimas ellos y sus oyentes de una situación que amenaza con dejar la cultura española como uno de esos eriales en los que no vuelve a crecer la hierba. La cultura y otras cosas más.

(Editorial publicado en la revista Scherzo nº 287, julio-agosto de 2013)


En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 3,50 Euros) o en papel (precio: 7 Euros) así como cualqiera de las tres secciones en la que la hemos dividido: Dosier, Discos y Actualidad (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 35 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter