Ud. está aquíInicio / Las políticas de igualdad llegan a la música clásica en España

Las políticas de igualdad llegan a la música clásica en España


28-XII-2018.- Solo un día después de que se anunciase en los medios de comunicación que el primer Consejo de Ministros y Ministras de 2019 tiene previsto estudiar el anteproyecto de una nueva Ley del Deporte (en la cual el reconocimiento a los derechos de las mujeres deportistas ocupa un lugar central), se ha sabido que también en esa reunión gubernamental se analizará otro anteproyecto de ley del Ministerio de Cultura encaminado, igualmente, a potenciar la presencia de la mujer en el ámbito de la música clásica.  

Se trata de la más ambiciosa propuesta elaborada hasta la fecha por José Guirao [en la foto], nombrado ministro de Cultura el pasado 14 de junio. Aunque el hermetismo es total en lo que respecta a los contenidos de este anteproyecto, SCHERZO ha tenido acceso a varios de los puntos fundamentales del borrador, algunos de los cuales suscitarán probablemente una cierta polémica.

Así, por ejemplo, esta futura ley contempla que en todos los conciertos de música clásica que se celebren a partir de ahora en España el número de intérpretes femeninas tendrá que ser como mínimo igual al de intérpretes masculinos. Ello repercutirá, obviamente, en las actuales plantillas de las diferentes orquestas sinfónicas que hay en nuestro país, que deberán adaptarse a la mayor urgencia a esta disposición legal, ampliando la contratación de personal femenino. Lo mismo sucederá con los coros, aunque se considera que en estos la futura ley no tendrá tanta influencia, salvo que se trate de coros hasta ahora denominados “masculinos” o de escolanías, en las cuales, desde el momento en que entre en vigor la nueva ley, el número de niñas tendrá que ser igual al de niños.  

Pero donde quizá se va a ser más llamativa la nueva ley es en los teatros de ópera: no solo tendrá que haber paridad en orquesta, coro y dirección (musical y escénica), sino también en los repartos vocales. Así, por ejemplo, la nueva ley contempla que en aquellos títulos operísticos en los que haya más papeles masculinos, algunos de estos habrán de ser cantados por mujeres. Dentro de la ópera barroca esto no supondrá un gran cambio, ya que muchos de los papeles que en su día fueron escritos para castrados en la actualidad ya son asumidos por mujeres (sopranos, mezzosopranos o contraltos). La gran pregunta es qué pasará en los repertorios belcantista y verista, ya que con la nueva ley algunos papeles para tenor o para bajo ahora serán cantados, por imperativo legal, por mujeres.