Ud. está aquíInicio / La Universidad de Salamanca "descubre" al compositor Yaen Leipzig

La Universidad de Salamanca "descubre" al compositor Yaen Leipzig


Tuvo en tiempos SCHERZO una sección, "El disparate musical", en la cual Rafael Ortega Basagoiti recogía, en clave de humor, todas esas perlas cultivadas que iban apareciendo en torno a obras, compositores e intérpretes. Lo que acaban de publicar dos medios de comunicación digital de Salamanca podría haber servido para llenar no una, sino varias de aquellas columnas sobre la antología del disparate musical.

Tocaba, en el salmantino Auditorio Fonseca, la Ofrenda musical de Johann Sebastian Bach el cuarteto integrado por la violinista Lina Tur Bonet, el violonchelista Marco Testori, el flautista Alexis Kossenko y el clavecinista Kenneth Weiss, que el día anterior lo había hecho espléndidamente en Madrid. Y Salamanca al día y Hoy Salamanca, que así se llaman los periódicos digitales, dejaban constancia de ello con un titular cuando menos enigmático: "‘LA OFRENDA BACHIANA’, UN CONCIERTO HOMENAJE A BACH CON PIEZAS DE YAEN LEIPZIG".

Ya en el texto de la noticia, ambos precisaban más la información: "La propuesta, que formaba parte en el Ciclo Salamanca Barroca, no incluía composiciones del propio Bach, sino la música que el compositor Yaen Leipzig escribiera a partir del tema regio que el propio Johan Sebastian improvisara en 1747 frente a Federico el Grande, en una visita a su hijo Carl Philipp Emanuel Bach".

No hacen falta las explicaciones: Yaen (que, por cierto, significa "avestruz" en hebreo y habría sido bueno que los autores de la noticia, cual avestruces, hubieran metido la cabeza debajo del ala en un gesto de vergüenza o en un arrebato de dignidad) no es un compositor, sino el resultado de juntar un adverbio —ya— con un preposición —en—. Y es el resultado, claro, de ese alarmante nivel de incultura que caracteriza a un nutrido sector de nuestra sociedad actual.

Vaya en descargo de los redactores de la noticia que estos se limitaron a reproducir un comunicado oficial que figuraba en la página web de la… ¡Universidad de Salamanca! Sí, de la Universidad de Salamanca, la más antigua de España y del mundo hispano, y la tercera más antigua de Europa. La Universidad de Salamanca, sí, esa misma que don Miguel de Unamuno, su más carismático rector, calificó como "este templo de la inteligencia".

En fin, como decían los clásicos, "Quod natura non dat, Salmantica non praestat". Ya ni siquiera a los que forman parte de su propia Universidad. ¡Ay, si don Miguel levantara la cabeza!