Ud. está aquíInicio / Abril 2014 / Entrevista / Ivor Bolton

Ivor Bolton



Ivor Bolton

Ivor Bolton es el nuevo hombre del Teatro Real. Nacido en Blackrod en 1958, el director británico es uno de los músicos más interesantes del momento actual. Tras estudiar en el Clare College de la Universidad de Cambridge y en el Royal College of Music de Londres, fue maestro repetidor en el National Opera Studio y director de la Schola Cantorum of Oxford, antes de hacer su debut operístico en 1986 con The Rake’s Progress de Stravinski para la compañía Opera 80. Poco antes había comenzado su relación con el Festival de Glyndebourne (de cuyo excelente coro finalmente fue director), y ha colaborado estrechamente con grupos como la Scottish Chamber Orchestra o los St. James’s Baroque Players. Ha dirigido el Lufthansa Festival of Baroque Music y mantiene un estrecho contacto con el Teatro Nacional de Múnich, donde ha asumido 17 nuevas producciones, obteniendo varias veces el Premio Bávaro de Teatro. Su presencia es también habitual en la Royal Opera House Covent Garden, el Festival de Aix-en-Provence, la Staatsoper de Viena, la Netherlands Opera, el Maggio Musicale Fiorentino o la Opéra National de Paris. En el campo sinfónico ha actuado con orquestas tan prestigiosas como la Royal Concertgebouw, la Sinfónica de Montreal, las London Symphony y Philharmonic, la Filarmónica de Rotterdam o la de la Accademia Nazionale di Santa Cecilia. Desde 2004 es titular de la Orquesta del Mozarteum de Salzburgo, a la que llevó por vez primera a los Proms en 2006. Sus versiones combinan el máximo rigor estilístico con una enorme vitalidad, como ha vuelto a demostrar en las funciones de Alceste de Gluck en el coliseo madrileño.

Es un privilegio haberle conseguido traer a Madrid como nuevo director musical del Teatro Real.

En primer lugar, tengo que decir que estoy absolutamente encantado. Adoro su país. Desde hace un par de años vivo en Barcelona. Tengo una casa en Granada. Mi mujer es especialista en polifonía renacentista ibérica, así que los documentos con los que puede trabajar están en los archivos de las catedrales de Cuenca, Sevilla, Salamanca o Toledo. ¿Qué más se puede pedir?

Es la tercera ocasión en que trabaja en el teatro, después de Jenufa de Leos Janácek y Leonora, la primera versión del Fidelio beethoveniano. ¿Cómo ha encontrado a la orquesta?

Creo que la orquesta ha mejorado considerablemente. Aunque sólo la dirigí en una ocasión, puesto que la versión de concierto de Leonora fue con la Orquesta y Coro Nacionales de España. Pero el nivel que he encontrado es excelente.

Se nota el paso de maestros como Semion Bichkov, Hartmut Haenchen, Ingo Metzmacher…

Sí, por supuesto. Y tocar a Gluck no es nada fácil. Hay que cuidar mucho el acento, la articulación… Y hay que tener en cuenta que, aunque abarca muchos estilos, la Sinfónica de Madrid no es una orquesta historicista que esté especializada en la música barroca. Además, Gluck es un puente entre dos épocas, un maestro que está continuamente experimentando. Pero hay que interpretarlo así. Si no, se corre el peligro de que se vuelva un poco monótono.

Me parece que su primera actuación en España fue un Così fan tutte de Mozart en la Quincena Musical de San Sebastián en agosto de 1991, coincidiendo con el bicentenario de la muerte del compositor salzburgués.

¡Dios mío! Creo que he aprendido a dirigir un poco desde entonces. Recuerdo que lo hicimos en un teatro precioso, el Victoria Eugenia, y que estaba como Fiordiligi María Bayo, una artista maravillosa.

¿Ha trabajado con otros cantantes españoles?

Lamentablemente no demasiado, aunque tengo gran admiración por algunos de ellos, como Raquel Andueza en la música antigua.

¿Y en otros teatros españoles?

Sólo en el Liceo de Barcelona, donde hice El rapto en el serrallo en la primavera de 2010. Fue una magnífica experiencia, en aquel teatro tan hermoso y con una fantástica Diana Damrau como Konstanze. El montaje de Christof Loy también era bastante raro, como el de aquí… Había varios proyectos con Joan Matabosch, que supongo que ahora se trasladarán a Madrid. (...)

Rafael Banús Irusta
(Comienzo de la entrevista publicada en el nº 295 de Scherzo, abril de 2014)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualquiera de las tres secciones en la que la hemos dividido: Dosier, Discos o Actualidad (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter