Ud. está aquíInicio / Noviembre 2015 / Entrevista / Franco Fagioli

Franco Fagioli



Franco Fagioli

Convertido en una de las grandes estrellas de la música antigua y de ese fascinante universo de los contratenores, que cada día cuenta con más adeptos, el argentino Franco Fagioli ha marcado otro jalón en su carrera al ser el primer representante de su cuerda que firma un contrato en exclusiva con el sello discográfico Deutsche Grammophon. Fruto de esa colaboración es la versión del Orfeo ed Euridice de Gluck que ha aparecido recientemente. Nacido en 1981 en San Miguel de Tucumán y residente en Madrid desde hace ya varios años, Fagioli analiza en esta entrevista su pasado, su presente y su futuro como cantante.

Se ha convertido en el primer contratenor que tiene Deutsche Grammophon como artista exclusivo. ¿Cómo se ha gestado su incorporación a este sello?

Siempre es una sumatoria de muchas cosas. A veces las casas discográficas te conocen mucho antes de que sepas que ellas saben de ti. El anuncio se hizo el pasado mes de julio, pero los contactos se habían iniciado bastante antes. Yo he sido un poco más conocido a raíz del Artaserse de Vinci. Fue algo bastante exitoso y parece que a partir de ese momento la discográfica aumentó su interés en mí.

Su debut se produce con el Orfeo ed Euridice. Y lo hace con Insula Orchestra, de reciente formación, y con una directora, Laurence Equilbey, especialista en coros pero no tanto en ópera. Parece una apuesta arriesgada.

Si es arriesgada o no lo sabe mucho mejor la discográfica. Yo me dedico a hacer lo que creo que mejor se me da: cantar. Orfeo ed Euridice es una ópera muy significativa en mi vida, porque fue lo primero que canté cuando ingresé en la escuela de ópera del Teatro Colón de Argentina. Para mí aquello fue otro hito, ya que me convertí en el primer contratenor que entró en esa escuela. Laurence me propuso hacer una serie de conciertos con Orfeo ed Euridice a finales de 2014 y poco después fue cuando se concretó mi firma con Deutsche Grammophon. A ellos les interesaba tener este título en su catálogo, ya que la versión que figuraba en él, a cargo de Marc Minkowski, era la de París de 1774, no la de Viena de 1762. 

Pero en este álbum también figuran fragmentos de la versión parisina.

Sí, porque, como cantante, me interesaba incluir el aria “Addio, o miei sospiri” para dar un poco de coloratura al final del primer acto, que es lo que no tiene esta ópera en su versión de Viena.

¿En qué se identifica con Orfeo?

Orfeo, como personaje, representa muy bien lo que hacemos los cantantes: con la voz, intentamos ir hacia delante en muchos aspectos de la vida. Cantar es mi pasión, pero al mismo tiempo es mi trabajo, es lo que Dios me dio y lo que puede que a cierta gente interese y guste.

¿Qué caracteriza a esta ópera en comparación con otras del mismo periodo?

Es una ópera bisagra entre el barroco y el clasicismo, porque Gluck lo que hace un poco es volver a la tragedia griega, que es la génesis de la ópera. Eso queda plasmado en Orfeo ed Euridice, que todo el tiempo es declamación, en el más puro estilo del teatro clásico. (...)

Eduardo Torrico

(Comienzo de la entrevista publicada en el nº 312 de Scherzo, noviembre de 2015.)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualquiera de las secciones en la que la hemos dividido: Dosier o Discos (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter