Ud. está aquíInicio / Junio 18 / Entrevista / François-Xavier Roth

François-Xavier Roth



François-Xavier Roth

Si tuviésemos que diseñar un prototipo para el director de orquesta del futuro, el resultado sería similar a François-Xavier Roth (Neuilly-sur-Seine, París, 1971). Quizá no exista sobre el orbe terrestre un músico más completo, pero tampoco más versátil y flexible. Roth combina con idéntico acierto las formaciones historicistas, para Lully y Rameau, con las composiciones contemporáneas de Pierre Boulez, Wolfgang Rihm y Jörg Widmann. Pero ansía encontrar el sonido ideal para cada compositor y período histórico. Con su orquesta Les Siècles ha recreado, desde 2003, todas las formaciones orquestales francesas desde el Barroco hasta principios del XX con los instrumentos de cada época. Sus aciertos pueden escucharse en numerosas grabaciones de Berlioz, Dukas, Saint-Saëns, Debussy, Ravel y Stravinsky (Musicales Actes Sud / Harmonia Mundi), pero también este mes en directo en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada. 

Pablo L. Rodríguez

 

(...) Hablemos de Debussy y del centenario de su muerte, que será el motivo de su próxima actuación en el Festival Internacional de Música y Danza de Granada. Les Siècles tocará dos programas con obras que abarcan todo su catálogo orquestal, desde la temprana y posromántica Première suite d’orchestre, que precisamente usted redescubrió y estrenó, hasta el modernista ballet Jeux.

La Première suite d’orchestre, que dirigirá en Granada mi colega Pablo Heras-Casado, permite descubrir cómo el joven Debussy provenía orquestalmente de Massenet y Chabrier. Pero Jeux es un buen ejemplo de la complejidad que tiene algunas veces esta música tocada con instrumentos modernos. En ella ocupan un protagonismo mucho mayor dentro del balance global y la articulación resulta menos precisa. Sin embargo, en esta obra puede experimentarse lo revelador que resulta utilizar los instrumentos apropiados, ya que las interacciones polifónicas funcionan mucho mejor. No olvidemos que Jeux es una composición muy rica y sofisticada desde el punto de vista orquestal; una música casi utópica cuya vestimenta original nos ayuda a comprenderla mejor. De hecho, supuso casi la apertura de Debussy hacia la vanguardia y, por esa razón, fue tan admirada por Stockhausen y Boulez. 

Ya que cita a Boulez, veo que también forma parte del repertorio de Les Siècles. El mes pasado combinó algunas de sus obras orquestales con una sinfonía de Beethoven.

Sí, es una combinación extraña. Pero me gusta mucho, ya que se trata de dos compositores radicales en su tiempo. Obviamente lo radical no es comparable, pero para el público supone una especie de shock que les hace escuchar la música de Beethoven desde otra dimensión. Tocar Beethoven después de Boulez lo convierte en otra experiencia. Y no me refiero tan sólo a los detalles instrumentales o estilísticos, sino a la circunstancia misma del concierto. Es importante no sólo plantear cómo hacer hoy la música del pasado, sino también tomar en consideración su combinación con otras composiciones; explorar las experiencias que podemos ofrecer con ello. Ese es también nuestro trabajo en Les Siècles.

Usted terminará esta temporada en la Orquesta Gürzenich de Colonia dirigiendo la Quinta de Beethoven. ¿Trata de aplicar aspectos de la interpretación con instrumentos de época a sus actuaciones con una orquesta convencional?

Me gusta hacerlo y las orquestas convencionales lo aprecian mucho. Estoy dirigiendo el ciclo de las sinfonías de Beethoven con mi Orquesta de Gürzenich, pero también con la Boston Symphony. Precisamente, dirigí allí la Quinta sinfonía hace pocos meses en el Symphony Hall. Y apliqué mi experiencia con instrumentos de época directamente a la hora de alterar el sonido, las texturas, la articulación o el equilibrio sonoro. Las orquestas modernas suelen estar muy abiertas a tener nuevas experiencias. De hecho, los miembros de la Boston Symphony reconocían que habían tocado 800 veces esta obra y ahora tenían la sensación de haberla redescubierto. Ese es mi objetivo. Tocar la música no como una repetición o algo que ya se conoce, sino como si fuera la primera vez. Creo que debemos tratar de acercarnos todo lo posible a lo que quería el compositor, ya fuera un grito o un susurro, con el fin de crear disonancias en la idea repetida que tiene el público de una obra que ya conoce. (...)

No me gustaría terminar la entrevista sin preguntarle por su nueva vinculación con la London Symphony, de la que ha afirmado en una entrevista que es la mejor orquesta francesa del mundo. ¿Cómo va a ser su trabajo con la LSO ahora como principal director invitado? 

Tal como le dije, la LSO es una orquesta muy especial para mí y forma parte de mi ADN como director. Sus músicos son verdaderos virtuosos del siglo XXI. Me fascina su versatilidad, su musicalidad y esa capacidad para adaptarse con facilidad a cada cambio estético sin perder el estímulo. Me sentí muy honrado cuando me nombraron entre sus principales directores invitados, en septiembre pasado. Además, la orquesta vive ahora un momento muy interesante con la llegada de Simon Rattle como director principal. Estamos trabajando en varios proyectos fascinantes, pues Simon es un auténtico provocador a la hora de transformar la forma tradicional de los conciertos; también está el objetivo de conseguir una nueva sala de conciertos. Por mi parte, estoy muy orgulloso de seguir desarrollando el “Esquema Panufnik”, el programa para compositores jóvenes y emergentes. Pero también he dirigido varios conciertos relacionados con el centenario de Debussy, aunque estoy preparando otros programas innovadores para tocar en Londres, hacer giras y realizar grabaciones. 

Pues terminemos con sus próximas grabaciones.

En realidad, no estoy muy al tanto del orden de lanzamiento de las grabaciones que he realizado. Pero he grabado con la LSO un disco Debussy con Jeux, La mer y Prélude à l’après-midi d’un faune. Con Les Siècles vamos a lanzar en Harmonia Mundi la ópera Le timbre d’argent de Saint-Saëns. Pero también un disco Berlioz que incluye Harold en Italia, con Tabea Zimmermann como solista. Y vamos a grabar las Sinfonías tercera y quinta, de Beethoven. Con Gürzenich está previsto hacer más grabaciones de sinfonías de Mahler y Bruckner, aunque no le puedo decir con detalle. ¶

(Extracto de la entrevista publicada en el nº 341 de SCHERZO, de junio de 2018)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 5 Euros) o en papel (precio: 8,50 Euros) así como cualquiera de las secciones de las que hacemos separatas: Dosier o Discos (precio de cada sección: 2,50 Euros, solo disponibles en PDF).

También está disponible la suscripción online (precio: 50 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter