Ud. está aquíInicio / Fallecen Jiří Bělohlávek y Jeffrey Tate

Fallecen Jiří Bělohlávek y Jeffrey Tate


En las últimas cuarenta y ocho horas nos han dejado dos grandes maestros de la dirección orquestal de las últimas décadas, el checo Jiří Bělohlávek y el britanico Jeffrey Tate.

Nacido en Praga en 1946, Bělohlávek fue el heredero natural en la línea sucesoria  de esa gran dinastía de directores checos que se remonta a Václav Tálich y continúa en maestros como Karel Ancerl, Rafael Kubelik y Václav Neumann, quien fue su inmediato antecesor al frente de la Orquesta Filarmónica Checa, centuria de la que Bělohlávek tomó las riendas en 1990, para abandonarla al año siguiente por desavenencias respecto al nombramiento de su otro director titular, Gerd Albrecht. Bělohlávek fundó en 1993 la Philarmonia de Praga, orquesta a la que ha estado estrechamente vinculado a lo largo de su carrera. Entre 1995 y 2000 fue principal director invitado de la BBC Symphony Orchestra, asumiendo la plena titularidad en 2005. EN 2012 recuperó, después de veinte años, la titularidad de la Filarmónica checa. Bělohlávek fue un gran director del repertorio checo, y son especialmente apreciadas sus lecturas de las obras orquestales de Josef Suk. Aunque estuvo vinculado principalmente al sello Supraphon, su amplia discografía incluye importantes colaboraciones con sellos como Chandos, Harmonia Mundi o Deutsche Grammophon. Bělohlávek falleció a causa del cáncer el pasado 1 de junio. Su última grabación, aparecida apenas hace unos días en el sello Decca, ha sido el Requiem de Dvorák, con la Filarmónica Checa.

Por su parte, hoy hemos conocido la noticia de la muerte a los 74 años del director inglés Jeffrey Tate, acaecida súbitamente a causa de un ataque cardíaco mientras el maestro realizaba una visita a la Academia Carrara de Bérgamo. Aquejado de nacimiento de espina bífida, Tate logró superar esta discapacidad para labrar una importante carrera directorial que le llevó a la titularidad de relevantes orquestas, como la English Chamber Orchestra, la Orquesta del Teatro de Nápoles, la Filarmónica de Rotterdam o la dirección musical de la Royal Opera House Covent Garden. Tate realizó numerosos registros fonográficos, entre los que destacan la integral de conciertos para piano de Mozart, con Mitsuko Uchida.