Ud. está aquíInicio / Abril 2017 / Actualidad / El horizonte quimérico

El horizonte quimérico



El horizonte quimérico

Este mes abrimos una nueva sección bajo el título "El horizonte quimérico" en la que Martín Llade publicará cada mes uno de sus populares relatos cortos basados en anécdotas reales de la Historia de la Música. Martín Llade es periodista y escritor, director del programa Sinfonía de la mañana en Radio Clásica, por el que ha sido galardonado recientemente con el Premio Ondas al mejor presentador de radio hablada.

 

Los inmortalizados

Martín Llade

Enero de 1890. La voz de Chaikovski, trémula como un puñado de cascabeles, se asoma al cilindro con la misma prevención que a un pozo de agua turbia que pudiera devolverle una imagen infecta de sí mismo. Como parece que nadie se atreve a ser el primero, Block hace girar el mecanismo a traición, prendiendo sus voces en la cera como en un papel matamoscas. A la soprano Lavrovskaya la sorprende en mitad de una diatriba contra un tal Kuzmin (¿un crítico?) que, al parecer, la ha atacado recientemente. Cuando se da cuenta, se pone a cantar, pero sus agudos son demasiado filosos para la naturaleza quebradiza del cilindro y acaban incrustándose como esquirlas en sus paredes. 

Alguien más canta, pero fuera de tono, lo que Piotr Illich aprovecha para señalarlo, entrando inconscientemente en escena. Luego, al sentir como un sedal tirándole de la voz, no puede evitar expresarse a gritos, como si la distancia de ahí a la posteridad pudiera cubrirse igual que la que media de la ventana de su despacho a la del dormitorio de su sobrino Bob. “Oye, Bob, sube a escuchar esto… Una tontería que se me acaba de ocurrir, una futesa para piano… Eso da igual, sube como estés”. Y es que el pobre muchacho ha tenido la desgracia de perder el baúl en el que traía su ropa en el tren desde Klin, viéndose obligado a recurrir al guardarropa de su tío, mucho más alto y fibroso que él.

Enardecido por este pensamiento, Chaikovski se pone a silbar el tema principal de esa obra ante el aparato, pero de inmediato teme que alguien pueda atisbar las motivaciones que le han llevado a crearla —un travieso cosquilleo en los dedos— y se interrumpe. Nunca llegará a plasmarla en una partitura. (...)

(Comienzo del artículo publicado en Scherzo nº 328, de abril de 2017)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualquiera de las secciones en la que la hemos dividido: Dosier o Discos (precio de cada sección: 2 Euros, solo disponibles en PDF).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter