Ud. está aquíInicio / Julio-Agosto 2014 / Entrevista / Dima Slobodeniouk

Dima Slobodeniouk



Dima Slobodeniouk

Dima Slobodeniouk comienza este año su segunda temporada —en la que dirigirá diez programas— al frente de la Orquesta Sinfónica de Galicia y tras haber sido titular en la Sinfónica de Oulu, en Finlandia —una orquesta que ha cumplido ya tres cuartos de siglo— entre 2005 y 2008. Nacido en Moscú en 1975, a punto, pues, de entrar en los cuarenta, es uno de esos nombres que surgen en cualquier lista que pretenda incluir a los maestros con más futuro. Y es también alguien que atesora, por su origen y su traslado a Finlandia cuando era todavía un adolescente, una doble formación cuya legendaria excelencia puede ser explosiva en la carrera de un músico que, como él, muestra, además, un conocimiento muy claro de lo que es trabajar con una orquesta y da a la pasión por hacer música —esa que se ve en los ojos— una importancia primordial. SCHERZO habló con él, en La Coruña, el día antes de que se presentara la programación de la Sinfónica de Galicia para la próxima temporada.

(...) ¿Cómo le propusieron hacerse cargo de la Orquesta Sinfónica de Galicia?

En este mismo camerino. Fue como caído del cielo. Vine aquí para sustituir a Dimitri Kitaenko en noviembre de 2012 en un programa con Baba Yaga de Liadov, la Primera de Chaikovski y Cuadros de una exposición de Musorgski. Funcionó muy bien, me encontré estupendamente con la orquesta. Nos gustamos. Tan simple como eso. Andrés Lacasa, el gerente, habló conmigo y en dos meses estaba
hecho.

Kitaenko, que fue director de la Filarmónica de Moscú. Como de la familia…

Así son las cosas.

¿Qué le parece lo mejor de la Orquesta Sinfónica de Galicia?

La actitud. Tocar bien es importante pero, por muy bien que lo hagas, si falta espíritu, si falta actitud, algo se escapa, desaparece. Aquí cuando tratas de explicar tus ideas el proceso es muy fluido porque son gente muy musical. Pero es que, al mismo tiempo, es un proceso muy apasionado. No sé por qué pero no hay muchas orquestas en las que haya visto esto: no sólo la forma de tocar sino la pasión por hacerlo, el modo como aquí lo hacen. No siempre se ve esa forma de tratar de hacerlo lo mejor posible. He tenido mucha suerte.

Y la orquesta parece igualmente feliz.

Eso espero.

Habrá cosas que trabajar…

Por el momento estamos trabajando muy específicamente el tocar piano, el hacer un piano espacioso, cálido. Tocamos muy bien en las gamas medias y en las bajas pero hay un punto en el que esas brasas que quedan del fuego tienen que seguir encendidas un poco más.

La Sinfónica de Galicia fue una de las orquestas que cambiaron el panorama de la música en España.

Lo sé muy bien y la orquesta está en un excelente nivel en relación a las orquestas europeas de nuestro corte.

A la hora de preparar las temporadas, ¿prefiere tomar el control o trabajar conjuntamente con el gerente?

Aquí trabajamos juntos. No hay control por mi parte sino diálogo. Hay muchos aspectos que Andrés Lacasa domina muy bien. La nueva temporada es, por completo, un trabajo de equipo partiendo de la base de lo que cada uno sabe y conoce.

¿Qué criterio han seguido para escoger los directores invitados?

El de contar con quienes estamos seguros de que van a hacer las cosas musical y técnicamente para que la orquesta crezca. Con los que quieren y saben trabajar. No siempre consigues el cien por cien de los que quieres porque las agendas de cada uno son las que son. Y en eso también los músicos, el Comité Artístico, tienen mucho que decir y vota por los directores que le gustaría que vinieran. En resumen, pensar en lo mejor posible y, a partir de ahí, traer lo que se pueda y siempre de acuerdo todos. Y cuanto más distintos entre sí sean los invitados, mejor para el público y para nosotros. Sin olvidar que también es una cuestión de química, que un gran director puede no ser el mejor para una orquesta. (...)

Luis Suñén
(Extracto de la entrevista publicada en el nº 298 de Scherzo, julio/agosto de 2014)

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualqiera de las tres secciones en la que la hemos dividido: Dosier, Discos o Actualidad (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números)

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter