Ud. está aquíInicio / Junio 2014 / Opinión / Cultura, imaginación, dinero

Cultura, imaginación, dinero



Cultura, imaginación, dinero

Qué tiempos estos de la crisis. La noticia que informaba de que la Sinfónica de Colorado iba a crear, por encargo, una serie de conciertos especiales para consumidores de marihuana con los que conseguir —casi apetece decir “levantarse”— doscientos mil dólares en el mismo año en el que, además, deberá mudarse a una iglesia de 1100 plazas por obras en su sede habitual —2679—, ha despertado una mezcla de perplejidad, curiosidad y hasta un poco de lástima en las redes sociales. Denver está lejos pero las cosas que pasan en Estados Unidos —el ejemplo predilecto de los neoconservadores a la hora de hablar de cultura— acaban siempre por servir de lección. La desaparición, por falta de financiación, del Spring for Music Festival, en el que las orquestas americanas menos punteras aparecían por su cuenta, pagándose sus gastos, y se dejaban ver en el escaparate del Carnegie Hall, supone un nuevo golpe al idílico marco de las relaciones entre la cultura y lo que podríamos llamar la economía real. La larga historia de la Orquesta de Minnesota y su cierre patronal, la huelga de los maravillosamente bien pagados músicos de la Sinfónica de San Francisco, la casi desaparición de la Sinfónica de Detroit… Todo ello ha llevado a que la discusión sobre el modelo de financiación de la cultura mire allí a una Europa en la que los poderes públicos todavía —cada vez menos, es verdad— la protegen, en la que aún se cree en ella como un derecho universal —aunque pueda importar poco que a Beethoven lo sustituya la brava Conchita Würst como modelo— y cuyo nuevo parlamento se habrá configurado a través de las urnas cuando este número de SCHERZO esté en la calle. Y, una vez más, la cultura ha estado ausente no ya de los debates (?) sino de buena parte de los programas electorales, excepción hecha de Izquierda Unida.

Pero mientras la crisis sigue —ya se sabe que entre la macroeconomía y la vida real las diferencias son abismales— hay que ir preparando su salida o al menos un presente aceptable. Y tirar de inventiva —y, si se puede, de dinero— para hacer atractivas las ofertas musicales públicas y privadas. En ese sentido, la presentación de la temporada de la Orquesta y Coro Nacionales de España ha elevado el listón a una altura difícil de igualar —aunque la imaginación no tenga límites—, tratando de hacer atractiva la oferta tanto al consumidor como a unos posibles —aunque se sepan improbables— patrocinadores. Hablaremos de esa programación en el dosier que cada mes de septiembre dedicamos a las orquestas españolas pero no podemos por menos que felicitar desde aquí a la OCNE por un alarde cuya eficacia sólo podrá medirse por los resultados de la propia temporada pero que en lo que tiene de órdago al mercado —repetimos, porque se puede económicamente— no deja de ser importante. Como comprensible la envidia —sana o no tanto— del resto de las formaciones de nuestro país que no pueden competir en ese terreno aunque en el de lo estrictamente artístico lo hagan con excelencia. Se comprende mal, sin embargo, que en la rueda de prensa de presentación de esa misma temporada nada se dijera acerca del presupuesto de la misma. Por mucho que haya que sumar capítulos, relativizar cifras, adecuar nombres y recaudaciones, en democracia se puede y se debe decir lo que las cosas nos cuestan y explicar por qué. Luego cada uno sabrá si le parece poco, mucho o regular. Y ello a pesar de que en la Memoria del INAEM hallemos al fin del ejercicio sus resultados. No hacía falta, si se nos permite decirlo, ese lunar en la presentación de una muy buena temporada por parte de la orquesta de un organismo que puede presumir de no haber sufrido recortes y cuya presencia es imprescindible en la vida cultural española.

En la Tienda de Scherzo puede adquirir la revista completa del mes en formato PDF (precio: 4 Euros) o en papel (precio: 7,50 Euros) así como cualqiera de las tres secciones en la que la hemos dividido: Dosier, Discos o Actualidad (precio de cada sección: 2 Euros).

También está disponible la suscripción online (precio: 40 € / 11 números) o impresa (75 €).

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter