Ud. está aquíInicio / Bitácoras / Benjamín G. Rosado / Cuestión de estilo

Cuestión de estilo




PorBenjamín G. Rosado - Publicado el 10 Junio 2014

Cuestión de estilo

Pongamos que Haydn, Beethoven y Mozart quedaran una tarde para hablar de sus cosas e intercambiar batallitas (“¡qué tiempos aquéllos!”) sobre el nacimiento de la sinfonía, el desarrollo de la forma sonata y el progreso de la ópera. Y que por alguna razón terminaran jugando al Scrabble y, algo más tarde, enzarzados en una acalorada discusión por el recuento de las letras y los puntos. Digamos que el sentido del humor de Mozart exaspera a un ya de por sí malhumorado Beethoven, y que Haydn trata en vano de poner un poco de orden.

Más o menos así empieza la ópera cómica que Jemery Denk y Steven Stucky han escrito y compuesto a partir de El estilo clásico de Charles Rosen, libro fundamental, ganador en 1972 del National Award For Arts and Letters, que analiza esa nueva forma de arte originada en Viena a mediados del siglo XVIII. La idea se le ocurrió a Denk hace ocho años durante una cena con el propio Rosen. “Lo planteé entre copas y medio en broma”, cuenta a SCHERZO el escritor y pianista norteamericano. “Pero de pronto nos dimos cuenta de que realmente podría ser divertido”.

Thomas W. Morris, director artístico del Ojai Music Festival de California, donde se va a estrenar el 13 de junio, no se lo pensó dos veces antes de apostar por el proyecto. Fue él quien propuso a Steven Stucky, ganador de un Pulitzer en 2005 por su Concierto nº 2, para componer la partitura. “Cuando me llamaron me pareció una locura”, reconoce Stucky. “Me asustaba la idea de trasladar al pentagrama el alcance y la variedad del período analizado por Rosen en su libro, pero al mismo tiempo me pareció muy acertado el tono y la dosis de humor del libreto”.

La partitura para orquesta de cámara de The Classical Style: An Opera (of Sorts) abarca un amplio espectro estilístico, desde parodias de la música clásica vienesa hasta innumerables referencias a Wagner, Richard Strauss y Schönberg, todo ello sazonado con los sonidos eminentemente contemporáneos de Stucky, que ya había compuesto un oratorio, August 4, 1964, aunque nunca una ópera. “Creo que es uno de mis trabajos más ambiciosos por cuanto apela al público en su sentido más amplio y heterogéneo”, explica el propio compositor. “Me gusta creer, como le decía Mozart a su padre en una carta, que la música está escrita para ser disfrutada más allá del conocimiento”.

Denk y Stucky en Boston, marzo de 2014.

Advierte Denk (ganador de la beca MacArthur en 2013 y del premio Avery Fisher este año) que no se trata de una ópera convencional. “Fragmentos hablados de El estilo clásico se intercalan con toda clase enredos metamusicales, de vueltas con la armonía y la estructura, en los que ocho cantantes del New England Conservatory han de interpretar hasta 18 personajes”. Uno de ellos es el propio Charles Rosen, fallecido en su Nueva York natal en 2012 a los 85 años. “Además de necesaria e ineludible, su presencia en el escenario es un homenaje a sus años de erudición dedicados a la enseñanza musical”.

Tarea que Rosen desempeñó en la soledad de su escritorio con textos cardinales como The Romantic Generation o Sonata Forms (continuación de The Classical Style) pero sobre todo desde las aulas de las universidades de Princeton, Harvard, Oxford y Chicago donde impartía clase. “Al final me di cuenta de que el libro de Rosen funciona en sí mismo como una biografía que relata el nacimiento, la vida y finalmente la muerte de un tipo de lenguaje musical, un estilo que ya no existe más que como recreación de un pasado lejano”.

Como Rosen (que llegó a estrenar al piano obras de su queridísimo Elliott Carter), Denk siempre ha compatibilizado la escritura con la práctica musical. Hasta tiene pendiente un encargo de Random House para convertir su Every Good Boy Does Fine para el New Yorker en libro este mismo año. “No ha sido fácil adaptar uno de los textos más influyentes de la musicología moderna. Pero me gusta pensar que mi primer libreto pueda ayudar a escuchar de otra manera a los clásicos y a entender mejor lo que somos hoy”. Haydn, Beethoven y Mozart jugando al Scrabble. La pregunta es: ¿quién gana? “Sin duda, el público”, concluye Denk.

(*) El estreno de The Classical Style: An Opera (of Sorts) se podrá seguir en directo, vía streaming, a través del la página web del Festival. También han creado un canal de música en Spotify para acompañar la lectura del texto original de Rosen.