Ud. está aquíInicio / CRÍTICA / Recordando treinta años de ópera en Málaga

CRÍTICA / Recordando treinta años de ópera en Málaga


Málaga. Teatro Cervantes de Málaga. 21-IX-2018. Concierto XXX Aniversario Temporada Lírica. Orquesta Filarmónica de Málaga. Coro de Ópera de Málaga. Mónica Campaña, soprano. María Lourdes Benítez, soprano. Luis Pacetti, tenor. Francisco Tójar, barítono. Director: Salvador Vázquez. Obras de Mozart, Donizetti, Moreno Torroba, Leoncavallo, Mascagni, Fernández Caballero, Wagner, Verdi, Soutillo/Vert, Bizet, Vives, Bretón y Puccini.

José Antonio Cantón

El haber llegado a seis lustros de actividad lírica ha de constituir un orgullo para el Teatro Cervantes de Málaga, uno de los cuatro centros de actividad operística regular de Andalucía junto a los existentes en las ciudades de Jerez, Córdoba y Sevilla. Ha superado tal empeño con manifiesta dignidad artística, a lo largo de dicho periodo, con más de sesenta títulos, un veintena de zarzuelas y otros tantos recitales de figuras como Montserrat Caballé, Teresa Berganza, Jaume Aragall o Carlos Álvarez, por mencionar algunas de las grandes figuras de la ópera, sin olvidarnos de otras tan relevantes como Raina Kabaivanska, Barbara Hendricks, Mirella Freni o Juan Diego Flórez.

Con motivo de la temporada 18/19, que se inicia el próximo mes de noviembre con La Traviata, primer título de los tres verdianos que la integrarán (junto a Aída y Otello), el teatro ha querido organizar una gala protagonizada por formaciones y artistas malagueños en su totalidad. Este hecho ha remarcado la afición que existe por el arte lírico en la capital de la Costa del Sol, desde que se iniciara allá por el último tercio del siglo XIX cuando las compañías europeas recalaban en su puerto al viajar a América, aprovechando la escala para ofrecer algunas de sus actuaciones.

Liderados por el director de orquesta Salvador Vázquez, joven músico de indudable proyección artística, el Coro de Ópera de Málaga y la Orquesta Filarmónica de Málaga han acompañado a cuatro cantantes en populares pasajes. La actuación se inició con una placible interpretación de la obertura de Così fan tutte de Mozart, que sirvió para cohesionar a la orquesta, seguida de una lucida intervención del tenor Luis Pacetti muy bien acompañado por el coro en Per te d'immenso jubilo del segundo acto de Lucía di Lemmermoor de Donizetti. El barítono Francisco Tójar supo sacar su vena dramática en la romanza de Vidal Luché la fe por el triunfo de la zarzuela Luisa Fernanda de Moreno Torroba, siendo seguido por un cuidado montaje coral de Don, din, don suona vespero, pasaje de la ópera Pagliacci de Leoncavallo, que permite determinar la homogeneidad de cada registro de un coro.

Éste se manifestó bien empastado en la plegaria Regina coeli de Cavalleria rusticana de Mascagni. Fue el momento en el que intervino la soprano Mónica Campaña encarnando a Santuzza, sabiendo solventar algunos pequeños sobrevenidos deslices de colocación. El maestro Salvador Vázquez después de demostrar la buena preparación del Coro de Ópera de Málaga, del que es titular, en conocidos momentos como el Coro de la murmuración perteneciente a la zarzuela El dúo de la africana de Fernández Caballero, quiso distinguir las cualidades de la sección femenina en el pasaje Che faceste? Dite su! de la ópera Macbeth de Verdi, y de la masculina en Steuermann, lass die wach de El buque fantasma de Wagner, para finalizar la primera parte con una primorosa conducción del intermedio de la Leyenda del beso de Soutillo/Vert, que arrancó los primeros bravos del público.

La velada transcurrió en su segunda parte con creciente interés, reafirmándose la capacidad de conducción y comunicación de Vázquez que, como hábil director de voces, destacó en la Habanera de Carmen de Bizet en la que María Lourdes Benítez demostró sus tablas en el arte canoro. El coro brilló en el popular Coro de románticos de Doña Francisquita de Amadeo Vives, y en la conclusión del programa ocupado por la famosa Jota de La Dolores de Tomás Bretón, con una interpretación heroica de Luis Pacetti.

Ante el cerrado aplauso, el maestro ofreció dos preciosas páginas operísticas como el canto A bocca chiusa con el que el coro concluye el segundo acto de Madame Butterfly de Puccini, y la extravertida escena del dúo Libiamo ne'lieti calici del acto primero de La Traviata, ópera que, como se indica más arriba, será el título que abrirá la temporada con la esperada presencia de la cantante donostiarra Ainhoa Arteta en el papel de Violetta.