Ud. está aquíInicio / CRÍTICA / Exhibición de madurez

CRÍTICA / Exhibición de madurez


Valladolid. Centro Cultural Miguel Delibes. 2-XI-2018.- Orquesta Sinfónica de Castilla y León. Director y concertino invitado: Gordan Nikolic. Obras de Ives, Schubert y Bruckner.

Enrique García Revilla

Comenzar un concierto con una obra tan delicada como La pregunta sin respuesta puede resultar arriesgado si entre casi dos mil oyentes se encuentra tan solo una docena de insensibles tosedores compulsivos. Si no hubiera sido por este afán participativo de unos pocos, la experiencia de la obra podía haber resultado maravillosa, como así debió de ocurrir en el turno del día siguiente.

Las orquestas BandArt y Sinfónica de Castilla y León se fundieron bajo el liderazgo de Gordan Nikolic, artista muy apreciado en toda la Comunidad Autónoma. Nikolic dirige desde el atril, como concertino, y como tal ofreció un Schubert preciosista en una versión de cámara, con orquesta reducida casi al mínimo y conversaciones directas entre los músicos. Todo ello sonó sorprendentemente nuevo, con unos pianísimos inusitados en los chelos e intervenciones notables de los solistas de viento, especialmente del clarinete de BandArt, Sacha Rattle, pura magia en su fraseo.

Para la Novena de Bruckner, otra obra inacabada, ambas formaciones unieron todos sus efectivos con una compenetración espectacular, sobre todo teniendo en cuenta que se tocaba sin director. Maravillosa la calidad del sonido de orquesta cuando la intensidad no se reparte desde los primeros atriles y se diluye hacia los últimos, sino que llega en masa desde atrás. Gran trabajo en este sentido de Nikolic en cuanto a motivación de los profesores. Es curioso cómo, en ausencia de una figura sobre el podio, el protagonismo visual se reparte entre los propios músicos, que ofrecieron no una prueba sino todo un derroche de madurez y entendimiento. Su discurso mantuvo el interés en cada compás, algo que no siempre ocurre en Bruckner. Una vez más, dos turnos con lleno de público y exhibición sinfónica en el Delibes.