Ud. está aquíInicio / Mayo 2018 / Noticias / CRÍTICA / En pos de Haendel

CRÍTICA / En pos de Haendel


Madrid. Basílica Pontifica de San Miguel. 19-V-2018. Haendel, Joshua. Ariel Hernández, Andrés Jiménez-Ramírez, Inma Férez, Marta Infante. Handel Oratorio Choir. Coro de Niños y Orquesta de la Capilla Real de Madrid. Director: Óscar Gershensohn.

Arturo Reverter

Hay que agradecer a la iniciativa de Óscar Gershensohn y de Alfredo Flórez, arrostrados buscadores de nuevos horizontes para la música barroca y aledaños, esta iniciativa haendeliana, que tiene la doble vertiente de la creación de un coro ad hoc, por un lado, y de programar composiciones prácticamente inéditas entre nosotros. Esta presentación del bellísimo oratorio Joshua, nunca interpretado en Madrid —anteriormente, en España como uno de los actos oficiales de inauguración del Palacio de Festivales de Santander en 1991 y, de nuevo, el 3 de abril de este año pen el mismo escenario—, es buena prueba.

Solo por eso la propuesta merece nuestro aplauso; aunque su realización práctica haya quedado lejos del ideal. Pero es una buena piedra de toque para iniciar un camino que quizá sea promisorio. Hemos encontrado en esta ocasión una cierta falta de balance en el conjunto orquestal, con seis violines y, enfrente, una sola viola y un solo chelo. La Capilla Real, tan bien adaptada a los modos de su creador, Gershensohn, es maleable y ágil, aun cuando la afinación no sea siempre la justa, como se evidenció en la breve introducción. Hay una flauta tavesera muy digna (Teresa Meyer) una flauta de pico y oboísta de atractivo sonido (Pepa Megina), un primer violín aseado y pulcro (Abelardo Martín) y un clavecinista y organista de probados méritos (Diego Fernández).

De los cuatro solistas destacamos sobre todo a Inma Férez, tradicional colaboradora de la Capilla, una lírico-ligera, más esto que aquello, de limpia fonación y timbre agradable y penetrante, de emisión pasajeramente fija. Canta con gusto y propiedad y se defiende en unas agilidades que creemos perfectibles. A resaltar su estupenda recreación de la hermosísima aria Oh, had I Jubal’s lye (nº 33 b). Marta Infante, antigua soprano, se ha hecho un hueco en el campo de las mezzos; o contraltos, según se mire. Pero en ella, excelente y sensible música, se nota con frecuencia el artificio y el constante cambio de posición con efectos glotídeos poco atractivos. Pero le echa pasión y ganas, a veces propiciando el vibrato. La aplaudimos, por ejemplo, en momentos como el recitativo Oh Achsah, form’d for ev’ry chaste delight y dueto subsiguiente (14 a y b). Y en el aria Place dange around me (29 b), cantada con espíritu y brío.

La parte de Joshua, aunque es habitual que la canten hoy en día tenores ligeros o lírico-ligeros, requiere una voz más grave, más oscura, más baritonal si se quiere. Su escritura es central y pocas veces más arriba del sol agudo. Hernández dice bien, se implica y frasea, pero le falta algo de cuerpo y su voz es muy tenue, con armónicos relativos. Dibujó bien los melismas de algunas de sus intervenciones, así en el aria While Kedron’s Brooke (6). Jiménez-Ramírez no es propiamente un bajo, sino un barítono, bien nutrido en la zona grave pero más bien despoblado en centro y franja superior. Bordeó la desafinación en algún instante. Pero sirvió con decoro un aria nada fácil, poblada de agilidades, como es She de Racing flames arise (18 b).

El Coro va progresando. Peo creemos que está algo descompensado. Hay casi cuarenta mujeres y sólo diez hombres. Aquellas superan a estos también en calidad. Son voces que suenan frescas, naturales y van generalmente ajustadas. Anotamos los coros de jóvenes y vírgenes, nº 32 a y b, y, en particular, el gran coro de cierre, The great Jehovah (36), impulsado fogosamente por las manos de Gershensohn y en el que las dos trompas y dos trompetas naturales intervinieron con vigor y relativo temple. Los niños pusieron su grácil granito de arena y el director, siempre al quite, de gesto monótono pero claro, poco amigo de remilgos, que va a lo práctico, a lo posible, se explayó con el entusiasmo que viene desplegando desde hace tantos años. Iglesia abarrotada y éxito. Que continúe la aventura.

Más sobre

Discos excepcionales Scherzo
El tablón de anuncios de Scherzo
Hemeroteca Scherzo
Premios Internacionales de Música Clásica
Ciclo de grandes intérpretes
Ciclo de jóvenes intérpretes
Fundación Scherzo
Enlaces de Internet de Scherzo
Siguenos en Facebook
Siguenos en Twiter